domingo, 26 de septiembre de 2010

BLOG POR LA SOBERANÍA POPULAR



NUNCA MÁS GOLPES MILITARES

SEPTIEMBRE NEGRO PARA LAS MAYORÍAS POPULARES
6 / 9 /1930 DERROCAN A H. YRIGOYEN

16/9 /1955 DERROCAN AL GRAL. PERÓN

NINGÚN GOLPE ES REVOLUCIONARIO Y MUCHO MENOS LIBERTADOR

A 80 años del Golpe de estado contra Hipólito Yrigoyen
Escrito el lunes, septiembre 06, 2010
El 1 de abril de 1928, tuvieron lugar las elecciones generales en el país. En tal sentido, una vez realizado el escrutinio, se confirmó que la formula de la Unión Cívica Radical dobló en votos a los opositores, ganando en todos los distritos electorales. Este hecho histórico es popularmente conocido como: “El plebiscito de Yrigoyen”. Más adelante, una vez reunido el Colegio Electoral d e la Nación, unos 251 electores consagraron a Hipólito Yrigoyen y Francisco Beiró, como Presidente y Vice de la República, para el período (1928-1934).
La noticia del triunfo de Yrigoyen fue bien recibida por sus seguidores, pero con sorpresa y un dejo de desprecio por parte de sus enemigos, sean estos conservadores, representantes de los intereses extranjeros o militares anti yrigoyenistas, los cuales, intentaron evitar que Yrigoyen asumiera el gobierno.
A diferencia del primer gobierno, está vez Yrigoyen cuenta con mayoría en la Cámara de Diputados y una posibilidad de lograr en las próximas elecciones, una mayoría en el Senado de la Nación, lo cual, le permitiría, dar viabilidad a tantos proyectos de Ley que han no han sido tratados o impedida su aprobación por parte de los legisladores conservadores, quienes con esta actitud, ponían freno a la consumación de cambios estructurales en el país.
Las definiciones sobre el rumbo político del gobierno que asume en 1928, fueron dadas por el propio Presidente Yrigoyen en su mensaje en el Congreso, En tal sentido, podemos destacar la puesta en marcha de una política reparadora en lo social, el desarrollo de la educación, el apoyo a la industria de los frigoríficos, el establecimiento de un precio sostén para los cereales que se exportan, la ejecución de un Censo Ganadera Nacional, medidas todas, que apuntan a enfrentar los posibles efectos de la crisis mundial que tuvo lugar en 1929 en los Estados Unidos y que afectaría también a la Argentina en el corto plazo.
Como una forma de mantener los niveles de empleo y de obra pública, se continuó con la construcción de líneas ferroviarias, entre ellas, un paso entre Salta y Chile, con el fin de integrar a los dos países y buscar una salida al pacifico para los productos del país. También, por pedido expreso de Yrigoyen, el General Mosconi, Director de General de YPF, celebró un convenio con la Empresa de negocios para Sudamérica(Luyantor), de la Unión de las Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), por el cual, se comprarían derivados del petróleo mejor precio que el ofrecido por las compañías norteamericanas, a cambio de exportar productos del país. Cabe destacar, que este convenio intentaba evitar el monopolio que la Stándar Oíl pretendía construir para dominar el mercado interno de muestro país, aprovechándose de la falta de una legislación, que garantice la producción y comercialización del petróleo, que según era la idea de Hipólito Yrigoyen, tenía que estar en manos del Estado.
Todas estas medidas tomadas por el gobierno tenían un sentido patriótico, como así también, fue la implementación de una política exterior que resguardaba la soberanía de nuestro país. La misma se enmarcaba en un distanciamiento progresivo de los Estados Unidos, por no coincidir Yrigoyen con sus políticas imperialistas, sobre todo, las que implementaban en Centroamérica, donde Sandino enfrentaba en soledad, los embates imperialistas de los norteamericanos. Cabe destacar, que durante la segunda Presidencia de Yrigoyen, el cargo de embajador argentino en Washington se mantuvo vacante, desde que se realizó el llamado al país de nuestro representante diplomático, hasta el final de su gobierno, como una muestra de desagrado hacia la política exterior implementada por los norteamericanos.
Tampoco la Argentina participó a la Conferencia de conciliación y arbitraje realizada en noviembre de 1928 en Estados Unidos, por considerarla una ratificación de la Doctrina Monroe. A todo esto, cuando en el mes de diciembre el Presidente electo de Estados Unidos Herbert Hoover visitó la Argentina, en una reunión entre ambos, el Presidente Yrigoyen le planteó la posición del gobierno argentino y de otros gobiernos del continente, contraria a las intervenciones que aplicaba Norteamérica, bajo la escusa de proteger los intereses de sus ciudadanos en los países Latinoamericanos. Cabe destacar que Hipólito Yrigoyen transparentó su política antiimperialista de diferentes maneras, tal cual, lo recordara en uno de sus libros el político del APRA Manuel Soane, al afirmar “Esta resistencia a lo norteamericano por sus caracteres prepotentes y por su sentido materialista, tan ajeno a la altivez y espiritualismo del caudillo, coincidía con su afectuosa preferencia por lo británico”.
El año 1930, será el de las permanentes conspiraciones contra el orden constitucional. En este sentido, tanto en la capital como en las provincias se intenta desprestigiar por todos los medios posibles al radicalismo y particularmente al Presidente Hipólito Yrigoyen. Para llevar delante esta acción golpista, se unirán los anti personalistas, conservadores, demócratas, fascistas y demás fuerzas con poco apego a la democracia y comenzarán a realizar una serie de actos y acciones en todo el territorio nacional, donde en definitiva se solicita la renuncia del Presidente Yrigoyen. Mientras que por otra cuerda, el general Uriburu comienza a organizar el golpe de estado, reclutando adeptos en las fuerzas armadas, con el fin de cristalizar su obra nefasta. Entre los convocados a participar de esta actividad desestabilizadora podemos destacar a toda la oficialidad vinculada al antiguo régimen, entre ellos: Álvaro Alsogaray, Pedro Ramírez, Agustín P Justo. Y también se sumarán a la aventura golpista, los estudiantes nucleados en la FUBA y algunos Decanos de la época.
El día 6 de septiembre de 1930 se producirá el levantamiento contra las instituciones democráticas, poniendo fin a un una breve etapa de legalidad institucional en nuestro país. Yrigoyen es conducido al Regimiento 7 de Infantería de la ciudad de La Plata y su casa de la calle Brasil es asaltada y destruida por las turbas fascistas. El viejo régimen, la oligarquía, los personeros del fraude y de la Stándar Oíl, como así también, los anticomunistas, se encuentran nuevamente en el poder, al lograr interrumpir el estado de derecho. Este accionar golpista sé convertirá una lamentable práctica, durante todo el siglo XX, en nuestro país.
Este año se cumplen 80 años de este lamentable episodio, que sólo ha servido para que grupos vinculados al poder económico, intereses extranjeros y de ideas totalitarias, los cuales, además también desprecian todo lo que tenga que ver con la vigencia de la soberanía popular, hayan tomado en distintos momentos de nuestra historia reciente el poder en sus manos. Todas estas tropelías las han realizado en nombre del orden y de la salvaguarda de los valores de la Nación. Hoy si bien nuestra democracia, que tanto costó conseguir y más aún consolidar, mantiene muchas deudas para con nuestros compatriotas, y ante la enseñanza que estos lamentables hechos históricos que hoy recordamos nos deben dejar, todo ello, debe servir para no cometer los mismos errores. Y en tal sentido, será tarea de todos defender y mejorar el sistema democrático. Pero para que ello sea posible: debemos trabajar todos por el bien común e instaurar políticas de Estado, garantizar la vigencia plena de las instituciones republicanas y de los derechos humanos, como así también, la libertad de opinión y la seguridad jurídica. También se deberá mejorar el funcionamiento del sistema de partidos y democratizar el funcionamiento interno de los mismos y fundamentalmente, formar ciudadanos que se conviertan en el sustento de un sistema democrático para los tiempos. Sólo de esta manera, podremos alejar los fantasmas golpistas del pasado, que sólo han logrado impedir que nuestro país, transite por un camino permanente de progreso social, político y económico, que permita la realización plena de los hombres y mujeres de nuestra Patria.
Prof. César Arrondo (UNLP)Foro de Historiadores de la Unión Cívica Radical


http://www.jrbarranqueras.com.ar/2010/09/80-anos-del-golpe-de-estado-contra.html



lunes 6 de septiembre de 2010
80 años del primer golpe de Estado. El derrocamiento de Hipólito Yrigoyen

Se cumplen 80 años del acontecimiento que marcó la tónica de la segunda mitad del siglo XX en la Argentina: el primer golpe de Estado, que derrocó el gobierno constitucional del presidente Hipólito Yrigoyen.
El caudillo radical asumió por segunda vez el gobierno de la Nación con una mayoría abrumadora: obtuvo casi el 60% y el doble de votos que sus adversarios. Llegaba convencido de dar forma definitiva a la Reparación Nacional que había iniciado en 1916 pero, desde el comienzo de su segundo mandato, se tejió una sorda conspiración que involucró a los sectores del privilegio económico nacional y extranjero, a la prensa y a los militares reaccionarios.La nota característica de la segunda presidencia fue la lucha por la nacionalización del petróleo y la acción de YPF, bajo la dirección del general Enrique Mosconi.
En agosto de 1929, YPF tomó el control del mercado petrolero definiendo el precio del suministro en detrimento de las grandes compañías, y celebró un contrato con la Iuyamtorg Corp. La Argentina compraría nafta a la firma rusa, que se comprometía a invertir lo percibido en productos argentinos derivados de la ganadería, la agricultura y la industria nacional, lo cual no produciría la fuga de oro del país. La nafta soviética vendría a suplantar la importada sin molestar la producción de YPF, y el Estado argentino podría reducir la cantidad del combustible a importar cuando la producción aumentara. El contrato significaba un desalojo total de compañías extranjeras como la Standard Oil, pero se necesitaba la ley de nacionalización del petróleo para asegurarle al país la propiedad y el monopolio de su explotación, transporte y comercialización. La ley –como otras iniciativas progresistas de Yrigoyen– fue aprobada en Diputados pero sufrió la obstrucción de los conservadores en el Senado. “Vuelvo por mi ley de petróleo”, cuentan que respondió Yrigoyen cuando le preguntaron por qué quería un segundo mandato. Tal importancia le asignaba el viejo líder a la cuestión.
La campaña de desestabilización y desprestigio abusó de la absoluta libertad de expresión y de prensa, y le adjudicó al presidente radical falta de fuerza y actividad. Sin embargo, entre 1928 y 1930 el Boletín Oficial acusa la producción de 2918 decretos del Poder Ejecutivo y 8529 resoluciones ministeriales sobre diversos temas de administración.
Se crearon más de 600 escuelas, se fundó Banco Agrario, se impulsó la ley de arrendamientos agrícolas y la creación del Ferrocarril a Huaytiquina. Además, Yrigoyen reimpulsó la Reforma Universitaria y estableció las bases de la Marina Mercante. En septiembre de 1930, el producto bruto de nuestro país representaba el 50% del PBI de toda América Latina.
El domingo 7 de septiembre de 1930 debían realizarse elecciones en Mendoza y San Juan para normalizar la situación de esas provincias, bajo intervención federal. Se estimaba que surgirían gobernadores radicales y cuatro senadores que colocarían a la UCR yrigoyenista a sólo un voto de obtener mayoría en la Cámara Alta.
Pero el sonido metálico y las siluetas marciales asomaron en Buenos Aires en la madrugada del sábado 6, poniendo fin a una época y torciendo el rumbo de la historia argentina.
Dr. Diego Barovero
Vicepresidente
Instituto Nacional Yrigoyeneano
Publicado en "Tiempo Argentino" 6 de septiembre de 2010
http://diego-barovero.blogspot.com/2010/09/80-anos-del-primer-golpe-de-estado-el.html

EL INICIO DE LA IGNOMINIA
Por Juan Domingo Perón
El día 16 de septiembre de 1955, a primera hora, se tuvo conocimiento de que en el interior se habían producido algunos levantamientos. En Córdoba, habían secuestrado al Director de la Escuela de infantería durante la noche. La Escuela de Artillería sublevada había emplazado los cañones en la tarde anterior con el pretexto de un ejercicio del día siguiente y, con las primeras luces, había abierto el fuego contra el casino de oficiales donde dormían los jefes y oficiales de la Escuela de Infantería. Esto había producido una gran confusión, repuestos de la cual, se combatía en los alrededores del cuartel de esta última unidad contra efectivos rebeldes de la Escuela Militar de Aviación.
- En Río Santiago, unidades de la Escuela Naval sublevada habían pretendido salir de la base y atacar la ciudad de Eva Perón siendo detenidos por la policía de Buenos Aires, pero permaneciendo en posición en el linde de la base. En Curuzú Cuatiá (Corrientes), habíase producido un conato de sublevación en la Escuela de Blindados siendo sofocada y dominada inmediatamente. En Puerto Belgrano, base naval de Bahía Blanca, no había novedad, aunque se supo que la Aviación Naval estaba en movimiento. La escuadra efectuaba ejercicios en la zona sud de la República (Golfo Nuevo, Chubut) y no se tenía noticias sobre su actitud. En la Capital federal como en las demás guarniciones militares la situación era tranquila. Desde las primeras horas del día 16 permanecimos en el Comando en jefe de las fuerzas de represión en el edificio del Ministerio de Ejército, con el Ministro Lucero, el Comandante en Jefe del Ejército, General José Domingo Molina y el jefe de operaciones General Ymaz ( este nombre lo hallaremos más adelante). Tanto el Ministro de Ejército como el Comandante en Jefe eran de opinión que se trataba de una acción descabellada que sería conjurada en pocas horas, pues fracaso el intento de Curuzú Cuatiá se luchaba en Río Santiago y en Córdoba en buenas condiciones, la concurrencia de otras tropas hacia esos focos, aseguraba el éxito para los días siguientes. El día 17 de septiembre, la situación general era absolutamente favorable, si bien continuaba la lucha en Córdoba, en Río Santiago se había detenido. Durante ese día se tuvo noticia que la escuadra se había puesto en marcha saliendo de Puerto Madryn hacia el norte. La observación aérea era imposible debido a las condiciones climáticas. Ya ese día se conoció también que en Puerto Belgrano (Bahía Blanca) se habían producido disturbios entre fuerzas de marinería y la población civil. En la base de submarinos de Mar del Plata se mantenía el orden y era leal al gobierno.
El día 18 a la noche la situación era clara para el comando de represión y lanzadas las unidades concéntricamente hacia los focos de la rebelión, no quedaba más que esperar su llegada para someter a los rebeldes. La enorme superioridad de fuerzas no deja dudas sobre el resultado. Este mismo día se tuvo conocimiento de la defección de los Destacamentos de Montaña de Mendoza y San Juan, pero ello se reduce a que sus jefes se han negado a marchar sobre Córdoba. En Río Santiago la intervención de la Aviación de Bombardeo ha despejado la situación. La Escuela Naval derrotada por la policía de Buenos Aires y el Regimiento 7 de Infantería, se ha embarcado en un aviso y unos lanchones y ha huido. Allí no hay enemigo.
En Bahía Blanca, las Fuerzas de Infantería de Marina han ocupado la ciudad, pero avanzan hacia allí las fuerzas de la represión, muy obstaculizadas por las fuertes lluvias y hostigadas por la aviación rebelde. Sin embargo, todo es cuestión de tiempo. La escuadra, según las noticias que se tienen, ha bombardeado la ciudad de Bahía Blanca, destruido las plantas compresoras de gas, las usinas y parte de la población. La ciudad está sin agua, sin gas y sin luz. La ciudad de Mar del Plata también ha sufrido los efectos del bombardeo intenso de la escuadra y de la aviación rebelde. El día 18 de septiembre a la noche la escuadra sublevada amenaza con el bombardeo a la ciudad de Buenos Aires y la destilería Eva Perón.
Lo primero de una monstruosidad sin precedentes, y lo segundo, la destrucción de diez años de trabajo y la pérdida de cuatrocientos millones de dólares. La situación militar era ampliamente favorable, pues desplegadas las fuerzas solo era cuestión de tiempo y de lucha para someter a los focos rebeldes de Córdoba y Bahía Blanca.
En la Capital Federal quedaban aún sin emplear la primera división de ejército motorizada, las fuerzas blindadas de Campo de Mayo, el Batallón Buenos Aires y, muchas otras fuerzas absolutamente leales. Sin embargo me preocupaba la amenaza de bombardeo a la población civil en la que seguramente perderían la vida miles de inocentes que nada tenían que ver con la contienda. Ya había Buenos Aires presenciado la masacre del 16 de junio de 1955, cuando la aviación naval bombardeó la Plaza de Mayo y ametralló las calles atestadas de gente, matando o hiriendo a mansalva al pueblo indefenso. Era de pensar lo que ocurriría en un bombardeo indiscriminado, sobre una ciudad abierta, sometida a la acción combinada de los cañones navales y las bombas aéreas. Las condiciones climáticas eran desfavorables para toda acción defensiva, pues la intensa lluvia hacía imposible toda exploración y acción sobre los barcos. Me preocupaba también la destrucción de la destilería de petróleo de Eva Perón, una obra de extraordinario valor para la economía nacional y que yo la consideraba como un hijo mío. Yo había puesto el primer ladrillo hacía casi nueve años y yo la había puesto en funcionamiento. Es indudable que, para los demás, no podía tener el mismo valor que para mí. Influenciaba también mi espíritu la idea de una posible guerra civil de amplia destrucción y recordaba el panorama de una pobre España devastada que presencié en 1939. Muchos me aconsejaron abrir los arsenales y entregar armas y municiones a los obreros que estaban ansiosos de empuñarlas, pero eso hubiera representado una masacre y, probablemente, la destrucción de medio Buenos Aires. Esas cosas uno sabe cómo comienzan pero no en que terminan. Siempre he pensado que la misión de un gobernante es la custodia de la nación misma. Su objetivo deberá ser siempre el bien de la Patria. Todos los demás objetivos son secundarios frente a éste. Se trataba entonces de elegir la resolución que mejor conformara a ese principio. En nuestra doctrina habíamos establecido claramente que la escala de valores justicialista era: primero, la Patria; luego, el movimiento y después los hombres. Se trataba simplemente de cumplirlo. Algunos generales y jefes amigos y leales, se empeñaron en convencerme para que continuara la lucha que, desde el punto de vista militar, era ampliamente favorable. Recuerdo que uno me dijo: “si yo fuera el presidente, continuaba”. “Yo también si fuera el general continuaría”, le contesté. Otros ensayaron persuadirme con el argumento de salvar la Constitución y la ley afirmando el principio de su acatamiento. Argumento justo pero sofistico. La ley, la Constitución son para la República y no éstas para aquellas. Nada hay superior a la Nación misma. Lo que hay que salvar siempre es el país. Lo demás es secundario frente a él. Después de una madura reflexión llamé al Ministro de Ejército, General Franklin Lucero, jefe de las fuerzas de represión, y le dije: “Estos bárbaros ya sabemos que no tendrán escrúpulos para hacerlo. Es menester evitar la masacre y la destrucción. Yo no deseo ser factor para que un salvajismo semejante se desate s0obre la ciudad inocente, y sobre las obras que tanto nos han costado levantar. Para sentir esto es necesario saber construir. Los parásitos difícilmente aman la obra de los demás”. Es indudable que para resolver este difícil momento de la situación debí recurrir a mis últimas energías, pues era más fácil para mí dejar hacer a mis comandos, que oponerme a sus inclinaciones de lucha y a las mías propias. Ya una vez me había encontrado en situación similar, siendo Ministro de Guerra en 1945. En esa ocasión resolví lo mismo: renunciar. Los hechos posteriores me dieron la razón y los mismos camaradas que entonces me instaban a pelear debieron reconocer mi acierto. Espero que en esta ocasión suceda lo mismo. En ese concepto procedí a hacer efectiva mi resolución con la siguiente comunicación: Nota pasada al Señor Ministro de Ejército, General de División Don Franklin Lucero, en su carácter de Jefe de las fuerzas de represión Buenos Aires, 18 de septiembre de 1955.- Hemos llegado a los actuales acontecimientos guiados sólo por el cumplimiento del deber. Hemos tratado por todos los medios de respetar y hacer respetar la Constitución y la ley. Hemos servido y obedecido sólo los intereses del Pueblo y su voluntad. Sin embargo, ni la Constitución ni la ley, pueden ser superiores a la Nación misma y sus sagrados intereses. Si hemos enfrentado la lucha ha sido en contra de nuestra voluntad y obligados ‘por la reacción que la preparó y la desencadenó. La responsabilidad cae exclusivamente sobre ellos de que que nosotros hemos cumplido el mandato de nuestro irrenunciable deber. Hace pocos días intenté alejarme del Gobierno si ello era una solución para los actuales problemas políticos. Las circunstancias públicamente conocidas me lo impidieron, aunque sigo pensando e insisto en mi actitud de ofrecer esta solución. La Decisión del Vice-Presidente y legisladores de seguir mi decisión con las suyas impide en cierta manera la solución constitucional directa. Por otra parte, pienso que es menester una intervención un tanto desapasionada y ecuánime para encarar el problema y resolverlo. No existe un hombre en el país con suficiente predicamento para lograrlo, lo que me impulsa a pensar en que lo realice una institución que ha sido, es y será una garantía de honradez y patriotismo: el ejército. El ejército puede hacerse cargo de la situación, el orden y el gobierno, para construir una pacificación entre los argentinos, empleando para ello la forma más adecuada y más ecuánime. Creo que ello se impone para defender los intereses superiores de la Nación. Estoy persuadido que el Pueblo y el Ejército aplastarán el levantamiento pero el precio será demasiado cruento y perjudicial para sus intereses permanentes. Yo, que amo profundamente al Pueblo, sufro un tremendo desgarramiento en mi alma presenciando su lucha y su martirio. No quisiera morir sin hacer el último intento por su tranquilidad y felicidad. Si mi espíritu de luchador me impulsa a la pelea, mi patriotismo y mi honradez ciudadana me inclinan a todo renunciamiento personal en holocausto a la Patria y al Pueblo. Ante la amenaza de bombardeos a los bienes inestimables de la Nación y sus poblaciones inocentes, creo que nadie puede dejar de deponer otros intereses y pasiones. Creo firmemente que esta debe ser mi conducta y no trepido en seguir ese camino. La historia dirá si había razón para hacerlo. Juan Perón Inmediatamente la remití al General Lucero quien la leyó por radio y la entregó a publicidad. El día 19 de septiembre, de acuerdo con el contenido de la nota, el Ministro Lucero formó una junta de generales, encargándoles discutir con los rebeldes la forma de evitar la masacre y la destrucción, para lo cual, si ello era una solución, el Presidente ofrecía su retiro.
La Junta de Generales se reunió el día 19 de septiembre en una larga sesión, interpretando que la nota presidencial era su renuncia.Llamaron a algunos auditores y les solicitaron dictamen al respecto. Según me informaron luego, alguno de ellos interpretó que se trataba de una renuncia y la Junta intentó constituirse en gobierno y hasta expidió un decreto. Al enterarme de semejante cosa llamé a la Presidencia a los generales de la Junta, el mismo día 19 en la noche, y les aclaré que la nota no era una renuncia sino un ofrecimiento que ellos podían usar en las negociaciones. Les aclaré que si fuera una renuncia estaría dirigida al Congreso de la Nación y no al Ministro de Ejército, que era un Secretario de Estado. Les reafirmé asimismo que el Presidente Constitucional lo era hasta tanto el Congreso le aceptara su renuncia, en caso de presentarla. La misión de la Junta de Generales era sólo negociadora. Tratándose de un problema de las fuerzas, nadie mejor que ellos para considerarlo y resolverlo ya que, si se tratara de un asunto de opinión, yo lo resolvería en cinco minutos. Los generales aceptaron y salieron de la Presidencia dispuestos a cumplir su misión. Algunos de ellos me merecían confianza. Llegados los generales al Comando de Ejército, según he sabido después, tuvieron una reunión tumultuosa en la que la opinión de los débiles e indecisos fue dominada por los que ya estaban inclinados a defeccionar por conveniencia.
Supimos luego que el Comando en Jefe del Ejército de represión, estaba dominado por enemigos. Su propio jefe de operaciones, el general Ymaz, fue nombrado jefe de las Fuerzas Motorizadas de Campo de Mayo por los rebeldes, inmediatamente después de la revolución. Esa misma madrugada del 20 de septiembre fue llamado al Comando en Jefe mi ayudante, mayor Gustavo Renner, a quien el general Manni le comunicó en nombre de los demás que la junta constituída en gobierno había aceptado la renuncia (que no había presentado) y que debía abandonar el país. La revolución quedaba con el país en sus manos. Me temo que no sepa que hacer con él.
Los días dirán que una dictadura militar más se ha producido; los meses mostrarán un nuevo fracaso de este gobierno enemigo del Pueblo y los años condenarán la ambición, la incapacidad y la deshonestidad de un grupo de hombres de armas que no supo cumplir con su deber y que produjo tremendos males en el país.
Juan Domingo Perón, La fuerza es el derecho de las bestias (fragmento), Panamá, 1956 -[Texto gentileza de Sandalio Gerardo Silva] Agenda de Reflexión Nº 468 - El inicio de la ignominia 16-09-1955




http://www.youtube.com/watch?v=kmkyZ4tGnWk

16 de septiembre de 1955: golpe de Estado
18-9-2007
Por Lorenzo Pepe

Hace ya 52 años, un golpe de Estado cívico- militar truncó la Democracia en la Argentina derrocando el gobierno constitucional de Juan Domingo Perón.
Este ataque a un gobierno legítimo como lo era el del general Perón que por segunda vez había triunfado en una elección limpia, sin proscripciones de personas ni de partidos políticos, fue el producto de la falta de respecto a las instituciones y a la soberanía popular expresada en las urnas. El golpe autotitulado “revolución libertadora”, fue el que sentó las bases para las interrupciones de los procesos democráticos posteriores.
Ante la imposibilidad de ganar las elecciones y después de varios conatos de golpe, los enemigos del la democracia eligieron como fecha el 16 de septiembre cuando se cumplían tres meses del cobarde bombardeo sobre población civil en la Plaza de Mayo que había sembrado la muerte y la desolación.
En la madrugada del 16 de septiembre, el general Lonardi tomó la Escuela de Artillería, luego avanzó sobre la de Infantería y al mediodía dominaba la ciudad de Córdoba
Se alzaron Curuzú Cuatiá, Río Santiago y Puerto Belgrano. Curuzú Cuatiá fracasó y Aramburu dispersó sus fuerzas.
La Infantería de Marina tomó Bahía Blanca.
El almirante Rojas, hostigado por la Aeronáutica, abandonó Río Santiago y se embarcó en el crucero “17 de octubre”
El 18, la Escuadra de Mar llegó a la altura de Pontón Escalada y lanzó su ultimátum: si Perón no renunciaba, bombardearían la ciudad de Buenos Aires y la destilería de petróleo de La Plata. Para demostrar que su decisión era definitiva, ordenó el bombardeo de la destilería de Mar del Plata, destruyéndola.
Perón, ante las amenazas de bombardeo de bienes de la Nación y de la población, ya con el antecedente de los bombardeos en Plaza de Mayo que habían costado tantas vidas inocentes, presentó su renuncia y, al pedir asilo y serle concedido, se trasladó a la cañonera “Paraguay”.
No volvería a su Patria por casi dieciocho años.
Ese 16 de septiembre, a los ojos de la historia, es un golpe de Estado más entre los tantos que interrumpieron los procesos democráticos de la Argentina pero tiene la particularidad de haber logrado alejar al general Perón de su patria y haber dado comienzo a la Resistencia Peronista, una gloriosa resistencia que mantuvo viva la llama de un Movimiento que había devuelto la dignidad al pueblo trabajador, que había dado rango constitucional a los derechos humanos, que había ofrecido a manos llenas salud, educación y trabajo, que había cambiado definitivamente a los argentinos que, por primera vez, se sentían dueños de un auspicioso destino.
La campaña de desprestigio y maledicencia, la difamación, la persecución, la detención y el asesinato de los militantes peronistas no logró más que fortalecerlos y acrecentar su capacidad de lucha.
El vano intento de borrar lo que el Peronismo significó para los sectores populares, en cuanto a justicia social, independencia económica y soberanía política, fue cruel y persistente. El golpe del 16 de septiembre de 1955 dio comienzo a una larga noche, a una pesadilla que llenó de llanto y dolor los hogares de la mayoría de los argentinos y regó con sangre de nuestros hermanos el suelo patrio.
Sin embargo, a pesar de todo, fracasaron y el 17 de noviembre de 1972, un pueblo de pié recibía orgulloso a su líder que volvía del exilio y, las nuevas generaciones festejaban su regreso.
Para todos los que sufrieron persecución, cárcel, torturas y fusilamiento, nuestro recuerdo agradecido en este triste aniversario.
Lorenzo Pepe
Diputado de la Nación (M.C.)
Secretario General del Instituto Nacional Juan Domingo Perón




http://www.youtube.com/watch?v=BKln56mPD6g

Revolución Libertadora
La cuarta invasión inglesa
Autor: Fermín Chavez, Revista Primera Plana Nº 507, 13 de septiembre de 1973.

La contrarrevolución de 1955 no fue gestada en 1954. No nació con el negocio petrolero iniciado con la Standard Oil, ni en el conflicto con la Iglesia argentina. La confabulación venía tomando cuerpo desde la segunda mitad de 1950 y principios de 1951, a través de los trabajos que realizaban en el ejército Pedro Eugenio Aramburu, Luis Leguizamón Martínez, Benjamín Menéndez, Eduardo Lonardi y José F. Suárez.
Si el movimiento peronista y su gobierno tuvieron fuertes enemigos internos, no es menos cierto que los hubo mayores en el exterior. El principal, entre éstos, era un imperio en decadencia, pero un imperio al fin. Inglaterra, puesto que de ella hablamos, iba a jugar sus cartas con maestría y sin esos movimientos bruscos que delatan a los carteristas novicios. En este sentido, la Argentina de 1955 fue la carpeta de juego en que los legos debieron enfrentar, con desventaja, a los fulleros. La revolución peronista hirió sensiblemente a las minorías oligárquicas y a la burguesía del país, pero también perjudicó ostensiblemente a los intereses británicos, que a la postre se unirían con quienes les ofrecieran la más segura posibilidad de revancha. Si es verdad que sancionó a los Bemberg, es cierto también que lesionó duramente la esfera de influencia de los británicos.
En un olvidado artículo periodístico, de 1957, Juan Perón señaló que la llamada “revolución libertadora” trajo la cuarta invasión inglesa. “Ante la incredulidad de propios y extraños –escribía-, nacionalizamos, comprando y pagándoles, los transportes, puertos, teléfonos, silos y elevadores, frigoríficos, servicios de gas y energía, el Banco Central, creamos la Flota Mercante, que llegó a ser la cuarta del mundo, y dimos al país transportes aéreos. Industrializamos la Nación facilitando la instalación de industrias pesadas. Asimismo, fabricamos gran cantidad de maquinarias y automotores. Así logramos la independencia económica, arrojando por tercera vez al invasor británico”. En otro párrafo del texto que estamos rememorando decía Perón: “Nuestra economía justicialista les resultó desastrosa. Sirva un ejemplo: en textiles y afines importábamos de Inglaterra por un valor de 100 millones de dólares anuales. En 1954, esa cifra se redujo a medio millón anuales. Como último bastión, le quedaba nuestro mercado comprador de petróleo. Inglaterra nos vende combustible por valor de 350 millones de dólares por año. Nuestro gobierno había firmado ad referéndum del Congreso de la Nación, un “contrato de locación de servicios” con la Standard Oil de California. Por éste, la compañía norteamericana se comprometía a explorar parte de nuestro subsuelo y extraer el petróleo que hubiera, el que debía ser entregado en su totalidad a YPF para su comercialización”.
Es posible que los ingleses hayan hecho el cálculo de la pérdida que el cambio de política petrolera significaba para ellos, y que decidieran intervenir, contando como contaban con fuertes aliados en la marina de guerra argentina. Los hechos parecen dar entera razón a estos asertos. El viaje de Milton Eisenhower a la Argentina, registrado en el invierno de 1953, indicó el principio del cambio en cuanto a relaciones internacionales. En menos de dos años el cuadro varió visiblemente. El 26 de mayo de 1955 el profesor Silenzi de Stagni dio su famosa clase contra el proyecto de contrato petrolero, que tanto impresionó a los jefes de las Fuerzas Armadas. El 31 de agosto la comentó el periódico Die Welt, de Hamburgo, sobre la base de una síntesis enviada por su corresponsal.
El grupo Bemberg, símbolo de toda una época de la Argentina librada al apetito de los consorcios internaciones, se convirtió en el enemigo más enconado e intrigante de Perón. Los misteriosos “accionistas franceses” de la Cervecería Quilmes no se quedaron quietos y acrecentaron la propaganda antiargentina en el exterior. Al grupo Bemberg se agregó en 1951 el grupo Gainza Paz, estrechamente ligado a la UP y a la SIP, cuando el movimiento expropió La Prensa y lastimó a la oligarquía en dos de sus mucosas más sensibles: el bolsillo y el orgullo de clase.
Finalmente en la consolidación “moral” del frente antiperonista interno jugaron un papel importante las logias masónicas y otras agrupaciones típicas de la burguesía antinacional.
Autor: Fermín Chávez, Revista Primera Plana Nº 507, 13 de septiembre de 1973
Fuente: http://www.elhistoriador.com.ar/




http://www.youtube.com/watch?v=z6Q5Xyo2bws

NORBERTO GALASSO
REVOLUCIÓN LIBERTADORA
http://www.elortiba.org/pdf/revoluc-libertadora.pdf

SEPTIEMBRE DEL 55, NINGUN GOLPE ES REVOLUCIONARIO Y MUCHO MENOS LIBERTADOR http://illiaalfonsinlegadoetico.blogspot.com/2009/09/septiembre-del-55-ningun-golpe-es.html

No hay comentarios:

gRAcias por su visita

REZO LAICO DE ALFONSÍN

REZO LAICO DE ALFONSÍN
PREAMBULO CONSTITUCIONAL

META Y MÉTODO

META Y MÉTODO
FIRMA: RAUL ALFONSIN

Hemos perdido un LEON

Hemos perdido un LEON
En la madrugada del día de la fecha 8 de Enero de 2009 falleció nuestro querido Luís "Bicho" León. Sus restos serán velados en el Congreso de la Nación a partir de las 15 hs. Recomiendo leer Semblanza de Luis Leon por Ing. Mario Jaraz

IRROMPIBLES EN CUBA

IRROMPIBLES EN CUBA
VISITA CONMEMORATIVA Y SOLIDARIA

25 años y para siempre!

25 años y para siempre!
Lo que entre todos conseguimos y lo que aspiramos a conseguir

LEOPOLDO tiene WEBos!!

LEOPOLDO tiene WEBos!!
" En esta pagina voy a tratar de reflejar mas de cuarenta años de militancia política al servicio de los intereses nacionales, de la sociedad, de quienes me votaron en mis sucesivos mandatos legislativos y partidarios y de la Unión Cívica Radical. Son décadas donde puse junto a muchos otros de mi generación, esfuerzo, lucha, trabajo, estudio y la pasión de un compromiso ideológico que aquí volcare en reflexiones, documentos, proyectos parlamentarios, acciones, comunicados de prensa y toda otra forma de expresar lo que ha sido el intento de mantener coherencia, un valor hoy descuidado por la política, en la defensa y promoción de principios nacionales, democráticos, progresistas, propios de la raíz filosófica del radicalismo y de su dilatada presencia histórica".LEOPOLDO MOREAU.

Irrompibles

NUEVOS DERECHOS HUMANOS

NUEVOS DERECHOS HUMANOS
Presidente Honorario: Ernesto Sábato /Presidente:Hipólito Solari Yrigoyen

Banderas Rojiblancas

Banderas Rojiblancas
en mi corazón!

AMIGOS CUBANOS

CUBA CUBA CUBA

CUBA CUBA CUBA
EL PUEBLO TE SALUDA

FLORentina DE RADICAL!

FLORentina DE RADICAL!
DECALOGO DE LA MUJER POLITICA (hacé click en la foto y entrá al blog de DAMAS AL FRENTE) LA FUNDACION KONEX, PREMIA A MARIA FLORENTINA GOMEZ MIRANDA El próximo lunes 10 de noviembre, a las 19 horas, la Fundación Konex realizará la ceremonia de entrega de los "Premios Konex". La misma se llevará a cabo en el Salón de Actos de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos AiresDurante dicha ceremonia se les otorgará la "Mención Especial Konex Mercosur" a la Dra. María Florentina Gómez Miranda y Estela de Carlotto..

IUSY

IUSY
Juventudes Socialistas

FUNDACION SERGIO KARAKACHOFF

FUNDACION SERGIO KARAKACHOFF
PARA ESTUDIO DE TEMAS NACIONALES (FUTENA)

DALE VENÍ.

DALE VENÍ.
ES MOMENTO DE PARTICIPAR

Unos Capos del Reggae

Unos Capos del Reggae
CHALA RASTA

Un Click Recomendable

La Militancia trabajando por un...

Volanteada Irrompible

PAPELON LEGISLATIVO

PAPELON LEGISLATIVO
ESTO ES PRO?

ABUELAS DE PLAZA DE MAYO.

ABUELAS DE PLAZA DE MAYO.
AUN BUSCAN A SUS NIETOS. Si naciste entre 1975 y 1980 y tenés duda sobre tu identidad acercate a Abuelas

PREMIO NOBEL DE LA PAZ

PREMIO NOBEL DE LA PAZ
CREA UN FORO DE PENSAMIENTO

MADRES DE LA PLAZA

MADRES DE LA PLAZA
EL PUEBLO LAS ABRAZA! Linea Fundadora.

MARCHA POR REDISTRIBUCION

MARCHA POR REDISTRIBUCION
DE LA RIQUEZA

CELS-Centro de Estudios

CELS-Centro de Estudios
Legales y Sociales.-Denuncia:Liberan a más de una decena de acusados por crímenes de lesa humanidad