sábado, 21 de noviembre de 2009


HIPÓLITO SOLARI YRIGOYEN, UN ETERNO MILITANTE
DE LOS DERECHOS HUMANOS Y DE LA UNIÓN CÍVICA RADICAL

DECLARACIÓN DE LA H. CONVENCIÓN NACIONAL SOBRE LAS DECLARACIONES DE RICARDO COLOMBI
LA CONVENCION NACIONAL DE LA UCR SOBRE LAS DECLARACIONES DE RICARDO COLOMBI

Las declaraciones publicadas del electo Gobernador de Corrientes Ricardo Colombi en el sentido de un futuro acompañamiento de su parte al matrimonio presidencial en las elecciones de 2011, constituyen un expreso pronunciamiento en contra de la línea política marcada por la Convención Nacional de la Unión Cívica Radical en sus reuniones de Rosario, Mina Clavero y Mar del Plata como decisiones orgánicas que deben ser respetadas como un mandato por todos los afiliados. Por tal motivo, si el nombrado no hiciera una inmediata y categórica rectificación, los antecedentes del caso serán pasados al Tribunal Nacional de Etica de la UCR para su tratamiento y decisión.
Hipólito Solari Yrigoyen
Presidente de la H. Convención Nacional
de la Unión Cívica Radical
http://hcn.ucr.org.ar/

Hipólito Solari Yrigoyen se entrevistó
con el Secretario General de la OEA

Washington. El presidente de la Convención Nacional de la UCR, Hipólito Solari Yrigoyen se entrevistó en esta ciudad con el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, quien le informó de las difultades de la reciente misión llevada a cabo en Honduras y de los esfuerzos del organizmo continental para hallar una solución a la crisis desatada por el alejamiento forzado del presidente Manuel Zelaya. En el transcurso de la conversación que se llevó a cabo en la residencia de Insulza, ambos analizaron varios temas vinculados a la situación politica y de derechos humanos de países de la región.
Solari Yrigoyen participó también de una sesión de trabajo en la sede de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, en la que su secretario ejecutivo, Santiago Cantón, dio la bienvenida al jurista y político argentino y lo invitó a hablar sobre sus experiencias en las luchas por los derechos humanos que este ha realizado en diversas partes del mundo, como miembro del Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, como presidente del Comité de Derechos Humanos de la Unión Interparlamentaria y como presidente de Nuevos Derechos Humanos, ONG con estado consultivo de la ONU, como así tambíén en misiones humanitarias llevadas a cabo para Amnistía, la Comisión Internacional de Juristas y otras organizaciones. En la reunión participaron otros siete funcionarios de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que formularon múltiples preguntas a Solari Yrigoyen, quien consideró que el sistema interamericano de promoción y defensa de los derechos humanos tiene mayor eficacia que el que rige en otros continentes por el rol que juega en el mismo la Comisión Interamericana.

http://www.ndh.org.ar/index.html


HIPÓLITO SOLARI YRIGOYEN DESPIDE A RAÚL ALFONSÍN




http://www.youtube.com/watch?v=ANhWsaEcebU

TEXTO DE DISCURSO DE HIPÓLITO SOLARI YRIGOYEN
DESPEDIDA A RAUL ALFONSÍN

Como homenaje a este insigne ciudadano transcribimos los siguientes párrafos de la oración fúnebre que el día de su entierro en el cementerio de la Recoleta pronunció el presidente de nuestra organización, Dr. Hipólito Solari Yrigoyen.
“Con la voz quebrada, transido de dolor, vengo a despedir los restos de Raúl Alfonsín. Lloramos porque somos sensibles porque hemos perdido al mejor hombre de nuestra generación. El país, al que él sirvió con inteligencia, honradez y humildad, lo ha perdido. El pueblo que ha desfilado sin cesar ante su féretro, así lo ha comprendido. Esas muestras de dolor han sido las expresiones del reconocimiento y el agradecimiento popular.
Raúl Alfonsín fue el símbolo de la democracia argentina. Lo fue, además, en todo momento. En los años crueles del autoritarismo y en los años de la restauración constitucional que él encabezó y en los que ejerció su presidencia ejemplar.
En ninguna de las dos etapas su lucha y gestión fue fácil. Todo lo contrario. Afrontó peligros personales y familiares en una y en la otra soportó, conspiraciones, intentos de golpe de estado y otros actos desestabilizadores. Pero nunca, como un verdadero líder, perdió el rumbo. Condujo siempre el timón con firmeza hasta lograr que la ley imperase en la República y que los presidentes se sucedieran unos a otros elegidos por el pueblo. Ese es su legado.
Decía Alfonsín: No hay que seguir a los hombres sino a las ideas, pero los hombres encarnan a las ideas y fue él quien representó los ideales, los principios, los valores y la ética de nuestra lucha, la lucha que el encabezó.
Querido Raúl, amigo entrañable, compañero de tantas décadas de luchas de los que estamos rodeándolo para darle el postrer adiós, detengo aquí mis palabras con un compromiso.
Nosotros, sus correligionarios, la civilidad de otras expresiones políticas que comparten sus ideales, seremos los guardianes de su herencia cívica. Recibimos la antorcha encendida y la llevaremos adelante para que otras generaciones puedan vivir en paz, en libertad y con dignidad.”

HIPÓLITO SOLARI YRIGOYEN CONTRA CONTRATOS PETROLEROS




http://www.youtube.com/watch?v=F-YP2tHsBE8

PRENSA/ JUEVES 23 DE JULIO; 7.49 PM

Declaración de Hipólito Solari Yrigoyen, presidente de la Convención Nacional la Unión Cívica Radical, frente a los ataques que le han dirigido el gobernador y otras autoridades del Chubut por sus críticas a la política energética y al incumplimiento sobre inversiones prometidas por Pan American Energy.
El señor gobernador y otros funcionarios, actuando como voceros de Pan American Energy, empresa con capital mayoritario anglo-estadounidense, con domicilio en el Estado de Delaware (Estados Unidos), han pretendido descalificar con insultos, mis recientes opiniones en materia energética.
El propio gobernador fue quien anunció en Comodoro Rivadavia (ver La Nación del 17 de junio, página 3 de la sección Económica, entre otras publicaciones similares) que el día anterior había firmado con PAE y el vicegobernador de Santa Cruz un contrato para la exploración marítima en el área del golfo San Jorge Marina con una inversión "inicial" de 80 millones de dólares. Ratifico que ese anuncio no agregó nada nuevo porque esa inversión ya estaba prevista en el contrato firmado en 2007. El anuncio pareció más un acto de la campaña electoral que otra cosa. El texto de ese nuevo contrato no se ha hecho público y no sabemos si en el mismo se han dado nuevos beneficios a la empresa. Por otra parte, para exploración marítima la cifra comprometida está lejos de ser significativa.
Tampoco es exacto que la inversión "inicial" fuera de 80 millones de dólares porque antes de comenzar la exploración la empresa, entre el 2009 y el 2011, solo invertirá y, siempre que cumpla con el compromiso, 25 millones de dólares para hacer exploraciones sísmicas y procesarlas. La exploración recién se iniciaría en el 2012. Este nuevo contrato prueba que PAE no hizo entre el 2007 y el 2009, la inversión de riesgo prometida en el contrato inicial para el área marítima. El gobernador baraja cifras de supuestas inversiones que le ha dado la empresa, de las que debería, al menos desconfiar, como lo ha hecho su colega justicialista el gobernador de Santa Cruz, quien además, según la prensa, la conminó a que se cumplan las inversiones prometidas.
Los voceros gubernamentales de Pan American Energy no han respondido a la inquietud que he manifestado sobre el destino de los 550 millones de dólares que la Corporación Financiera Internacional (organismo inversor para el sector privado del Banco Mundial) le otorgó en Washington ni bien la legislatura aprobó el contrato en 2007, con la eximición del impuesto de sellos incluida.
Pese a las declaraciones grandilocuentes del contrato con PAE sobre creaciones de empleos, sin contraer obligaciones jurídicas concretas en la materia, y a los "acuerdos de paz", firmados para mantener las fuentes de trabajo, se han producido numerosos despidos y cambios desfavorables para los trabajadores en los contratos que regulan sus actividades. Ni siquiera se ha previsto que el buque Western Patriot que tendrá a su cargo la operatoria en el golfo San Jorge tenga tripulación argentina, la inmensa mayoría será extranjera.
No esperaba que me aplaudieran por mis serias y fundadas denuncias ni me sorprenden los insultos recibidos porque conozco el trato que el gobierno del Chubut da a sus adversarios. Estos métodos merecen mi rechazo pero no lograrán silenciarme. Seguiré defendiendo el patrimonio energético del Chubut y del país. Al gobierno le gustaría que nadie hable más del desastroso contrato con el que entregó, sin licitación, a un precio vil el yacimiento de Cerro Dragón, el más importante que tiene la Argentina y de su falta de control real sobre las supuestas inversiones realizadas.
Por convicción y conforme a la posición histórica de la UCR, he defendido, y lo seguiré haciendo, el patrimonio energético, que constituye la principal fuente de recursos del Chubut y, por consiguiente, me he opuesto a la desastrosa política del partido gobernante que puede exhibir, entre otras cosas, la nefasta venta de YPF; la entrega a PAE del yacimiento de Cerro Dragón por 40 años a cambio de una insignificante regalía petrolera del 12 por ciento mientras que otros países de la región reciben regalías de 40 y 50 por ciento; la pérdida del autoabastecimiento nacional en petróleo y en gas, y la drástica disminución de las reservas, que ahora apenas alcanzan a 8 años.

Hipólito Solari Yrigoyen
contacto de prensa: hcn@ucr.org.ar
Recuerdo a Mario Amaya
Asesinado en Dictadura

El siguiente artículo fue escrito por el Dr. Hipólito Solari Yrigoyen y publicado en el Diario La Nación el 19 de Octubre de 2001 con motivo de cumplirse un nuevo aniversario del fallecimiento del Jóven Militante y Dirigente de la UCR Mario Abel Amaya

HOMENAJE A MARIO ABEL AMAYA
RECUERDO A UN MARTIR DE LA DEMOCRACIA
SOMETIDO AL TERRORISMO DE ESTADO

El 19 de octubre de 1976, hace 30 años ya, la dictadura militar asesinó a Mario Abel Amaya, mientras se encontraba en prisión. Era, entonces, un joven dirigente radical de la provincia del Chubut que había ejercido su mandato de diputado nacional hasta el golpe de estado de ese año.
Hoy, que algunos se empeñan en que la violencia se instale nuevamente entre nosotros, es una obligación recordar y homenajear a quienes, como Mario Abel Amaya, sufrieron la peor de las violencias de la peor de las dictaduras.
Hipólito Solari Yrigoyen, su amigo personal y compañero de militancia radical, recordaba así, un día como hoy, hace unos años pero con palabras por siempre vigentes, el triste episodio de la muerte de Mario Abel Amaya, a la edad de 41 años, a manos de la dictadura militar.
"Hace ... años la dictadura militar asesinó a Mario Abel Amaya mientras se encontraba en prisión. Era entonces un joven dirigente de la Unión Cívica Radical de la provincia del Chubut, que había ejercido su mandato de diputado nacional hasta el golpe de Estado de ese año. Nadie lo había acusado de nada, ni tenía proceso de ninguna especie, ni se le reconoció derecho alguno de defensa y, tal como ocurría entonces, previamente había sido secuestrado para pasar a ser un desaparecido, luego sería reconocido como detenido y, finalmente, sometido al perverso trato de preso "de máxima peligrosidad", impuesto por decreto por el gobierno de la señora Martínez de Perón.
La culpabilidad compartida de estos hechos recayó, en primer término, en el propio régimen que, encabezado por Jorge Rafael Videla, había establecido el terrorismo de Estado; luego, y como ejecutores del mismo, en quienes estaban al frente del V Cuerpo de Ejército, con sede en Bahía Blanca y con jurisdicción sobre la Patagonia, los generales René Azpitarte y Acdel Vilas. Este último venía manchado de sangre desde Tucumán y fue, como jefe de Seguridad, el que impartió la orden de detención clandestina. Finalmente, compartió la responsabilidad el entonces mayor Carlos Alberto Barbot, que desde el Distrito Militar de Trelew dirigía el área represiva de la zona donde se hicieron los secuestros. El apellido de nacimiento de este militar, que pasó a retiro como teniente coronel, es Barbotta. Ninguno de los nombrados tuvo la valentía de asumir los hechos que programaron, ordenaron o ejecutaron, ni se conoce tampoco que hayan tenido algún gesto de arrepentimiento.
La cronología y el itinerario de lo sucedido a Amaya comienzan el 17 de agosto, Día del Libertador, cuando a la madrugada se realiza su detención en Trelew (mi secuestro lo practicaba al mismo tiempo el Ejército, en mi domicilio de Puerto Madryn). Luego se efectúan los traslados en avión a la Base Aeronaval de Bahía Blanca, y de ahí al centro de tormentos y ejecuciones que funcionaba en el Regimiento 181 de Comunicaciones de la misma ciudad, conocido con el nombre de "la Escuelita", donde él y yo revistamos como desaparecidos. Según lo comprobó la Conadep, bajo la presidencia de Ernesto Sabato, las instalaciones de ese siniestro lugar fueron demolidas poco antes del advenimiento de la democracia.
El 31 de agosto se hizo el traslado, también clandestino, hasta las afueras de Viedma, donde en una farsa se simuló un tiroteo con la Policía Federal, para hacer creer que quienes nos traían eran "sediciosos". Se nos arrojó con violencia del vehículo en que veníamos atados, amordazados y encapuchados, a una zanja lateral al camino, y en seguida nos detuvo la policía, mientras que quienes nos habían transportado huían. Al día siguiente, se nos condujo en avión detenidos desde Viedma hasta la Base de Bahía Blanca y de ahí hasta la cárcel de Villa Floresta.
El 11 de septiembre, Día del Maestro en homenaje a Sarmiento, se ordenó nuestro traslado y el de otros detenidos hasta la cárcel de Rawson. Tras descender el avión en la Base Aeronaval de Trelew, todos recibimos un castigo feroz que se prolongó durante muchas horas de ese día y en los siguientes en la prisión de la que era director el prefecto Osvaldo Fano y estaba bajo el control del militar Barbot. Ese trato cruel, inhumano y degradante fue la consecuencia directa de la muerte de los dos del grupo con salud más precaria: Mario Amaya, que era asmático, y Jorge Valemberg, ex presidente del Concejo Deliberante de Bahía Blanca, una honorable persona mayor, integrante del justicialismo. No sólo ninguno de ellos recibió atención médica, sino que a Amaya se le retiraron el inhalador y sus medicamentos. Si bien estábamos todos incomunicados en el Pabellón 8 de Rawson, con la intención de que no trascendieran al exterior los tormentos recibidos, tuve ocasión de ver a Amaya por última vez en el baño, tenía la cabeza partida, estaba morado por los golpes y hablaba con dificultad. Alcanzó a decirme: "Estoy muy mal".
Amaya,
desahuciado por los médicos, fue trasladado al hospital de la cárcel de Villa Devoto.
Su madre, que fue autorizada a verlo, pasó frente a su cama del hospital sin reconocerlo por el estado en que se encontraba como consecuencia de los sufrimientos que se le habían infligido. Por la noche, esa dama de gran temple, le relataría entre sollozos a mi señora, en nuestro departamento en Buenos Aires, donde se alojaba en esos días, el doloroso encuentro. Amaya falleció el 19 de octubre de 1976. Tenía 41 años.
La represión a Amaya, que culminó con su asesinato, no fue un caso aislado. Fue similar a la que sufrieron miles de ciudadanos de distintos pensamientos políticos, ajenos a las prácticas de la violencia, pero cuyas actividades perfectamente legales y sus pensamientos progresistas molestaban al régimen.
Mario Abel Amaya era radical, como lo eran Felipe Rodríguez Araya, de Rosario; Angel Pisarello, de Tucumán; Sergio Karakachoff, de La Plata, y no agoto con estas menciones que pongo como ejemplo la lista de quienes en nuestra fuerza cívica cayeron para siempre como víctimas de la represión ideológica, sin contar los que sufrieron otras formas de persecuciones y sin dejar de reconocer que hubo corrientes políticas más afectadas que la nuestra.
Amaya había nacido en Dolavon, Chubut, el 3 de agosto de 1935. Sus padres provenían de la provincia de San Luis, de donde eran también sus familias. Su progenitor se había trasladado a la Patagonia para ejercer la docencia. Mario Abel se educó en Trelew hasta terminar el colegio secundario y luego se instaló en Córdoba, donde cursó sus estudios de Derecho, militó en el Reformismo y se graduó de abogado. Regresó a Chubut y se dedicó al ejercicio de su profesión y a la enseñanza en el Colegio Nacional de Trelew. Se enroló en las filas de la Unión Cívica Radical desde su época de estudiante y, al radicarse en su provincia, adhirió desde su formación al Movimiento de Renovación y Cambio, que habíamos fundado muchos radicales bajo la inspiración de Raúl Alfonsín.
Hombre inteligente y solidario, Amaya se vinculó con la defensa de los presos políticos que fueron enviados a Rawson en los regímenes que gobernaron desde 1966 a 1973. Fue apoderado del líder sindical Agustín Tosco, del que fui su abogado defensor, coordinando las tareas con Arnaldo Murúa y otros colegas de Córdoba, y con el propio Amaya.
Cuando, después de su liberación, Tosco regresó a Córdoba, el 25 de septiembre de 1972, nos invitó a Amaya y a mí para que lo acompañásemos en el avión y participáramos en el acto multitudinario de recepción en Redes Cordobesas. Las defensas de presos políticos fueron, por esos años, un apostolado de riesgoso ejercicio. Las listas de víctimas, seguramente incompletas, recuerdan que hubo 27 abogados asesinados, 109 presos, más de 200 exiliados, en el ciclo de años crueles que se clausuraría el 10 de diciembre de 1983, al reintegrarse el país a la democracia.
El gobierno militar de 1972 puso a Amaya, por decreto, a disposición del Poder Ejecutivo, cuando se produjo la evasión de la cárcel de Rawson, el 22 de agosto de ese año. Nada tuvo que ver Amaya en ese episodio, pero se aprovechó su presencia en el aeropuerto de Trelew, desde donde partieron en un avión secuestrado los fugitivos, para castigar su lucha antidictatorial. El estaba ahí para entregar a una dirigente del gremio docente, en el que él militaba y al que asesoraba, unos papeles que aquélla debía llevar a Buenos Aires.
Amaya fue trasladado a la cárcel de Villa Devoto y me designó entonces su abogado. Al cabo de tres meses fue liberado por la enorme presión que se ejerció por él y otros detenidos en forma arbitraria, desde la Asamblea Popular de Trelew, que se reunió en forma continuada durante varias jornadas en el Teatro Español de esa ciudad. Durante el período de su prisión, sus amigos habíamos proclamado su precandidatura a diputado nacional. Después de triunfar en la convocatoria partidaria, nuestra lista, en la que yo iba de candidato a senador, fuimos elegidos en los comicios generales de marzo y nos incorporamos a nuestras respectivas cámaras el 25 de mayo de 1973.
Como diputado se distinguió en el ejercicio de su mandato por la defensa de las causas populares, de las libertades públicas y los derechos humanos, actividades mal vistas por los sectores autoritarios del poder
. Amaya concurría también asiduamente a asambleas reivindicativas de los ideales por los que luchaba con tesón, que se celebraban en diversas partes del país. El figuraba ya en las listas negras de la intolerancia, que los propios servicios de informaciones y sus grupos terroristas anexos, como la Triple A, que me eligió como su primera víctima, hacían públicas con fines de intimidación.
Amaya fue velado en Buenos Aires, en el barrio de Mataderos, porque la dictadura no permitió que se lo hiciera en la Casa Radical ni en otro lugar del centro de la ciudad. Después fue trasladado y enterrado en medio de un clima represivo, en Trelew, donde lo despidieron Raúl Alfonsín y Carlos Fonte, su colega en la Cámara de Diputados. Su madre, más tarde, se fue a vivir a Luján, provincia de San Luis, donde residía su familia y temiendo una profanación de los restos de su hijo, los llevó al cementerio de esa localidad, donde descansan, ahora también junto a ella.
Mario Amaya fue mi amigo y mi compañero en vibrantes o silenciosas jornadas cívicas. Participábamos en reuniones, asistíamos a asambleas, sosteníamos debates en favor de nuestras ideas e hicimos numerosas giras, tanto por nuestra provincia como por el país. Después compartiríamos el que fue su calvario final.
El era un idealista y un hombre bondadoso y sensible, que gozaba de un permanente buen humor que le permitía sobrellevar con resignación el asma que padecía y los contratiempos frecuentes de nuestras actividades políticas. Fue un demócrata cabal.
No tengo el hábito de volver sobre los hechos del pasado. Si lo hago ahora, desprovisto de animosidad, es porque creo que me obliga un compromiso con la verdad histórica para esclarecer hechos ocurridos ..., que trascienden a mi persona y que ilustran sobre una figura que hizo un importante aporte en una lucha que no conviene que los argentinos ignoremos y olvidemos.
Mario Abel Amaya fue un mártir de sus ideales democráticos y se erige como un ejemplo para las nuevas generaciones."
http://www.marceloelias.com/opinion582.html


El debut del terror
La triple A

nota publicada el 23/11/2003. La Nación.
Hace 3O años, el senador radical Hipólito Solari Yrigoyen sobrevivía al primer atentado cometido por la siniestra organización de ultraderecha creada por José López Rega
Hipólito Solari Yrigoyen
, que entre 1973 y 1995 sumó doce años como senador nacional por Chubut, es un hombre de hábitos estables. Vive en Puerto Madryn en la misma casa que se construyó en los sesenta, usa cuando viene a Buenos Aires su departamento de siempre, sobre la avenida Santa Fe, y hasta conserva la misma cochera de hace treinta años, a sólo una cuadra, en el garage de Marcelo T. de Alvear 1276. Que conserve la cochera y allí estacione su auto actual -un Renault 9 sedentario- es una curiosidad. Pero que viva, que este radical de mucho más coraje y cicatrices que rencores viva, es ya un dato histórico. Una excepción. Acaso un milagro.
En esa cochera, hace treinta años, voló por los aires apenas encendió el motor de su Renault 6, donde lo esperaba una bomba destinada a matarlo. Aunque el objetivo no se cumplió, el atentado figura con relieve en todos los libros dedicados a los años de plomo -y seguramente en los textos de historia que vendrán- porque así debutó, ese 21 de noviembre de 1973, la Alianza Anticomunista Argentina, conocida como Triple A.
Se acaban de cumplir, pues, tres décadas del bautismo de fuego de la mayor banda de ultraderecha jamás conocida, autora de 600 o 700 asesinatos, que fermentó en el gobierno peronista 1973-76 y sirvió de piedra basal al terrorismo de Estado.
Cofundador del Movimiento de Renovación y Cambio de la UCR, Solari Yrigoyen, de perfil progresista, no ejercía como abogado pero asesoraba a los gremialistas combativos Agustín Tosco y Raimundo Ongaro y había contribuido a salvar a militantes chilenos de la flamante represión pinochetista. Hoy, a los 69 años, acepta recordar ese miércoles y el garage ensangrentado siempre que no sea por él, por su caso personal, dice, sino para no olvidar lo que la Triple A le causó al país.
A él, imposible soslayarlo, le causó otros contratiempos. Cuando ya había dejado la silla de ruedas y volvía a caminar -con muletas-, después de infinitas semanas de internación y seis operaciones de las piernas, en 1975 volvió a volar por los aires (en sentido más literal aún: chocó contra el techo del dormitorio) cuando la Triple A le colocó otras dos potentes bombas sincronizadas en Puerto Madryn, una de las cuales no estalló; eso evitó que la casa se le cayera encima. Más tarde, ya bajo el Proceso, la represión ilegal que había fagocitado a la Triple A probó sobre Solari Yrigoyen todo su instrumental: el senador fue secuestrado, estuvo desaparecido, fue torturado, lo "blanquearon" (fue puesto a disposición del Poder Ejecutivo) y, tras un año de cárcel, la Junta Militar lo expulsó del país. El senador norteamericano Edward Kennedy, que lo homenajearía en Washington al comienzo del exilio, estuvo entre los primeros en comprender que Solari Yrigoyen resumía sobre su cuerpo el drama de la Argentina trágica.
La voladura del auto ocurrió horas después de una sesión del Senado en la cual este político de hablar articulado, con una exposición de cuatro horas, había sido la figura central. Se trataba en el recinto la ley de Asociaciones Profesionales (por algún motivo, también la legislación laboral marcó las aguas políticas en los años ochenta y fue la chispa del escándalo de las coimas en el Senado en los noventa). Sostenía que aquella ley consolidaba una "oligarquía sindical". Enseguida, Lorenzo Miguel, uno de los hombres más fuertes del sindicalismo dominante, paradigma del burócrata sindical según las iracundas organizaciones de la llamada izquierda peronista, calificó públicamente a Solari Yrigoyen como "enemigo público número uno".
La prensa de la época no tardó en conectar esta declaración con el atentado y Miguel tampoco tardó en apersonarse en el Instituto del Diagnóstico para gesticular una condena, pero Solari Yrigoyen no la escuchó de sus labios porque a esa hora luchaba para evitar que le amputaran la pierna izquierda.
En cambio, el sobreviviente sí pudo oír apenas a la vicepresidenta Isabel Perón. La había enviado el presidente Juan Domingo Perón, quien el mismo día de la bomba caía en cama, no con una ligera indisposición, ahora se sabe, sino con una grave crisis que al año siguiente derivaría en su muerte.
Recuerda Solari Yrigoyen: "No sé si Isabel entendía lo que estaba pasando; me dijo: `¡no sé qué pretende esta gente!, ¿una Cuba, un Chile?´. Me hablaba como si el atentado lo hubiese cometido la izquierda". Un día antes del ataque el senador había recibido un sobre que decía AAA. "Ya no me acuerdo si lo traducían como Alianza Anticomunista Argentina o Alianza Antiimperialista Argentina (duda comprensible: ambos nombres se alternaron), pero yo sólo estuve en condiciones de contar la existencia de la amenaza días después. Cuando la conté, se conoció la Triple A". Los sobres con amenazas y las listas de condenados a muerte por la Triple A se harían desde entonces una costumbre que, a partir de marzo de 1976, la represión militar abandonaría: sobraba el miedo, se fingiría orden, ya no habría advertencias personales. Pero durante el gobierno justicialista muchas personas salvaron su vida al saberse enfocadas por el terrorismo de ultraderecha, como el diputado Héctor Sandler, que se escondió en el Congreso, o los actores Héctor Alterio, Luis Brandoni y Norman Briski y la cantante Nacha Guevara, quienes se fueron del país cuando se difundió que la Triple A los consideraba enemigos. No era necesario tener ideas radicalizadas para estar en las listas. Como el macartismo norteamericano, la Triple A veía comunistas, "zurdos" o "infiltrados" por todas partes. Las figuras públicas potenciaban el efecto.
Lo más notable de la condena oficial al atentado sufrido por Solari Yrigoyen es que a Isabel la había acompañado al sanatorio -aunque no habló con el paciente- el ministro de Bienestar Social, José López Rega. Es decir, el creador de la Triple A.
El obsecuente López Rega, ex cantante, astrólogo, sirviente, secretario privado del general, sargento de la Policía Federal autoascendido a comisario y ministro entronizado por Perón en el elenco del efímero Héctor Cámpora para permanecer incólume en el gabinete mientras los presidentes cambiaban (fue el único que duró con Lastiri, Perón e Isabel, hasta caer por presión sindical a mediados de 1975), iba entonces camino a convertirse en el hombre fuerte del gobierno justicialista. Esotérico Rasputín, temerario emergente de un gobierno que prometía la Argentina Potencia mientras la espiral de violencia de origen peronista, marxista y paraestatal cobraba cientos de muertos y el descontrol económico crecía, López Rega estaba ensayando el principio rector del golpe militar posterior. "La subversión y el terror de derecha no son lo mismo -diría en 1976 el contralmirante César Guzzetti, canciller de Videla-. Cuando el cuerpo social del país ha sido contaminado por una enfermedad que le devora las entrañas, forma anticuerpos y esos anticuerpos no pueden considerarse del mismo modo que los microbios".
Una parte de la Triple A funcionaba en el propio Ministerio de Bienestar Social, sobre la Plaza de Mayo. Allí se descubrió el 19 de julio de 1975, cuando el Cuerpo de Granaderos desarmó la guardia del Brujo, un verdadero arsenal de guerra: escopetas Itaka, fusiles Hight S, ametralladoras Ingram, revólveres Magnum, granadas, silenciadores y munición de grueso calibre, nada demasiado vinculado con el bienestar social, desmesurado, en el mejor de los casos, para asistir a la custodia personal del ministro, como argumentaban sus escasos defensores. La Triple A se completaba con policías retirados y en actividad, como el comisario Alberto Villar (designado jefe de la Policía Federal por Perón, luego asesinado por los Montoneros), militares (se cree que entre ellos estaba el capitán Mohamed Alí Seineldín), matones sindicales, extrema derecha peronista y delincuentes, como Aníbal Gordon. La impunidad era ilimitada. Confirma hoy Solari Yrigoyen que a nadie le interesó investigar su atentado. Tampoco hubo voluntad política de esclarecer las amenazas ni las bombas colocadas en locales partidarios, una acción modesta al lado de las mutilaciones de algunas de las víctimas cuyos cadáveres -otra diferencia con el Proceso- aparecían luego y esparcían el espanto. Aunque sin una configuración orgánica definida, la Triple A giraba en torno a las revistas Cabildo, abiertamente nazi, y El Caudillo, financiada por Lorenzo Miguel.
La reciente desclasificación de documentos de aquella época pertenecientes al Departamento de Estado norteamericano permitió confirmar que la embajada de Estados Unidos en Buenos Aires conocía entonces el concurso gubernamental en la Triple A, aunque reconocía que era difícil de probar. Uno de los muchos informes secretos en inglés dice que algunos atentados se hacían "por cuenta propia" mientras que otros estaban "dirigidos oficialmente". No todos llevaban el sello de la Triple A. Según la Conadep, está acreditado que la Triple A cometió 19 homicidios en 1973, 50 en 1974 y 359 en 1975.
Sí supo todo el país en su momento que la Triple A había asesinado a Silvio Frondizi, hermano del presidente, a Rodolfo Ortega Peña, abogado de guerrilleros y socio del actual secretario de Derechos Humanos, Eduardo Luis Duhalde, o, entre muchos más, a jefes policiales legalistas como Julio Troxler y Rubén Fortuny. No tuvieron la suerte de Jorge Taiana, médico y ministro de Perón, a quien alguien le avisó que la Triple A planeaba matarlo y se puso a resguardo. Ese alguien era Antonio Benítez, otro ministro, el de Justicia.
De triste recuerdo, los crímenes de la Triple A tampoco fueron demasiado removidos cuando renació la democracia. A casi nadie le pareció indicado revisar responsabilidades penales engarzadas con responsabilidades políticas nunca bien aclaradas.
Por Pablo Mendelevich

No hay comentarios:

gRAcias por su visita

REZO LAICO DE ALFONSÍN

REZO LAICO DE ALFONSÍN
PREAMBULO CONSTITUCIONAL

META Y MÉTODO

META Y MÉTODO
FIRMA: RAUL ALFONSIN

Hemos perdido un LEON

Hemos perdido un LEON
En la madrugada del día de la fecha 8 de Enero de 2009 falleció nuestro querido Luís "Bicho" León. Sus restos serán velados en el Congreso de la Nación a partir de las 15 hs. Recomiendo leer Semblanza de Luis Leon por Ing. Mario Jaraz

IRROMPIBLES EN CUBA

IRROMPIBLES EN CUBA
VISITA CONMEMORATIVA Y SOLIDARIA

25 años y para siempre!

25 años y para siempre!
Lo que entre todos conseguimos y lo que aspiramos a conseguir

LEOPOLDO tiene WEBos!!

LEOPOLDO tiene WEBos!!
" En esta pagina voy a tratar de reflejar mas de cuarenta años de militancia política al servicio de los intereses nacionales, de la sociedad, de quienes me votaron en mis sucesivos mandatos legislativos y partidarios y de la Unión Cívica Radical. Son décadas donde puse junto a muchos otros de mi generación, esfuerzo, lucha, trabajo, estudio y la pasión de un compromiso ideológico que aquí volcare en reflexiones, documentos, proyectos parlamentarios, acciones, comunicados de prensa y toda otra forma de expresar lo que ha sido el intento de mantener coherencia, un valor hoy descuidado por la política, en la defensa y promoción de principios nacionales, democráticos, progresistas, propios de la raíz filosófica del radicalismo y de su dilatada presencia histórica".LEOPOLDO MOREAU.

Irrompibles

NUEVOS DERECHOS HUMANOS

NUEVOS DERECHOS HUMANOS
Presidente Honorario: Ernesto Sábato /Presidente:Hipólito Solari Yrigoyen

Banderas Rojiblancas

Banderas Rojiblancas
en mi corazón!

AMIGOS CUBANOS

CUBA CUBA CUBA

CUBA CUBA CUBA
EL PUEBLO TE SALUDA

FLORentina DE RADICAL!

FLORentina DE RADICAL!
DECALOGO DE LA MUJER POLITICA (hacé click en la foto y entrá al blog de DAMAS AL FRENTE) LA FUNDACION KONEX, PREMIA A MARIA FLORENTINA GOMEZ MIRANDA El próximo lunes 10 de noviembre, a las 19 horas, la Fundación Konex realizará la ceremonia de entrega de los "Premios Konex". La misma se llevará a cabo en el Salón de Actos de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos AiresDurante dicha ceremonia se les otorgará la "Mención Especial Konex Mercosur" a la Dra. María Florentina Gómez Miranda y Estela de Carlotto..

IUSY

IUSY
Juventudes Socialistas

FUNDACION SERGIO KARAKACHOFF

FUNDACION SERGIO KARAKACHOFF
PARA ESTUDIO DE TEMAS NACIONALES (FUTENA)

DALE VENÍ.

DALE VENÍ.
ES MOMENTO DE PARTICIPAR

Unos Capos del Reggae

Unos Capos del Reggae
CHALA RASTA

Un Click Recomendable

La Militancia trabajando por un...

Volanteada Irrompible

PAPELON LEGISLATIVO

PAPELON LEGISLATIVO
ESTO ES PRO?

ABUELAS DE PLAZA DE MAYO.

ABUELAS DE PLAZA DE MAYO.
AUN BUSCAN A SUS NIETOS. Si naciste entre 1975 y 1980 y tenés duda sobre tu identidad acercate a Abuelas

PREMIO NOBEL DE LA PAZ

PREMIO NOBEL DE LA PAZ
CREA UN FORO DE PENSAMIENTO

MADRES DE LA PLAZA

MADRES DE LA PLAZA
EL PUEBLO LAS ABRAZA! Linea Fundadora.

MARCHA POR REDISTRIBUCION

MARCHA POR REDISTRIBUCION
DE LA RIQUEZA

CELS-Centro de Estudios

CELS-Centro de Estudios
Legales y Sociales.-Denuncia:Liberan a más de una decena de acusados por crímenes de lesa humanidad