sábado, 5 de septiembre de 2009


1 de septiembre de 1889- Unión Cívica de la Juventud
por Gustavo Angerame

Florida tribuna, jardín septembrino
Revolucionaria pluma, con tinta rojiblanca
Artículo provocador, promotor del Parque
Nacido en Entre Ríos, torrentosa juventud
Compromiso social, lides universitarias
Inaugural mitín, la soberanía popular como fin
Sigla de Juventud en contra de Juárez Celman
Convocatoria a la militancia, recuperar la República
Orador fogoso, fundador de la Unión Cívica

Buenos Aires, nuevos aires movilizantes
ALEM, el amigo íntimo, YRIGOYEN, su celado rival
Republicano, intransigente
Revolución del 90, UNIÓN CÍVICA RADICAL
O la continuidad del Régimen
En tropel al éxito
TU QUOQUE JUVENTUD!!!
Aristóbulo del Valle, Juan B. Justo,
Vicente Fidel López, Pedro Goyena
Entre ellos, el hombre de Gualeguay, quién castigaba a
Ñoña juventud juarista,
Aduladora del éxito, el poder y el dinero,
"traicionando los bellos ideales de la vida juvenil,
cuando se adora la idea o el principio
por su bondad intrínseca,
sin ningún cálculo ni ambición egoísta prematura."
pues..."La grandeza de las naciones depende del ideal
que su juventud se forme en las aulas
y la humillación de aquéllas,
proviene de las traiciones que los hombres
hacen a su ideales jóvenes”.(Francisco Barroetaveña)

¡¡Tu quoque juventud!!
(En tropel al éxito)
Por Francisco A. Barroetaveña

Publicado el el diario La Nación el día 20 de agosto de 1889.

El Dr. Joaquín Nabuco dirigió a los estudiantes de Derecho estas intencionadas palabras: “La grandeza de las naciones depende del ideal que su juventud se forma en las aulas; y la humillación de aquéllas proviene de las traiciones que los hombres hacen a sus ideales históricos”. Pensamiento tan elevado y severo, ha coincidido en Buenos Aires con los aprestos para un banquete político de un grupo de jóvenes que manifestarán su adhesión incondicional al presidente de la República, según lo hace comprender la invitación publicada.
El paso político que va a dar la juventud juarista, ni es nuevo en nuestro país, ni tampoco honroso para el civismo argentino. Ya cuando se agitaba la lucha presidencial última, los jóvenes impacientes por figurar en la política activa hicieron una manifestación semejante a la que ahora preparan en honor del doctor Juárez, poniéndose incondicionalmente bajo la dirección política del presidente Rosa, abdicando la manifestación espontánea de ideas, doctrinas y afecciones que contrariasen al jefe del Estado.
Esta y aquella adhesión no significan otra cosa que la renuncia a la vida cívica activa de los jóvenes para desaparecer absorbidos por una voluntad superior que los convierte en meros instrumentos del jefe del Poder Ejecutivo.
La juventud que así inmola su energía cívica poniéndose bajo la dependencia de un poder cuyas órdenes se cumplen en silencio sin la menor objeción. ¿ Realiza algún ideal formado en las aulas?¿ Practica algún principio usual en las naciones civilizadas que gozan de organización constitucional?¿Imita movimientos análogos de la juventud de esos pueblos? Con frecuencia nos llegan noticias de movimientos colectivos de la juventud de otras naciones, ya persiguiendo algún ideal político levantado, alguna campaña económica o humanitaria, que tanto realza el mérito moral, intelectual y político de los jóvenes. La juventud estudiosa de Francia se levanta casi unánime para protestar enérgicamente contra la ambición de un farsante audaz que pretende colocar la República bajo su boa de dictador; los jóvenes de Nápoles saludan entusiastas en Gladstone la causa de la independencia de Irlanda; la juventud alemana y de Italia da mucho que hacer a los cancilleres, porque siempre está de parte del pueblo que fure, defenciendo causas justas, ideales nobles y generosos; en España los jóvenes agitan el país defediento con Moraitas la libertad de la crítica histórica, desafían las conminaciones del poder y hacen caer ministerios; en Rusia el elemento juvenil forma en las filas de ese terrible partido revolucionario que, careciendo de órganos legales para desarrollar su programa e influir en el pueblo, se manifiesta por explosiones siniestras; en el Brasis, la juventud reclama instituciones liberales, y al mismo emperador le dirigen discursos pidiendo con altanería más progreso, más libertad e instituciones federativas; en la República vecina, la juventud estudiosa, lejos de pactar adhesiones incondicionales con los mandones que se alzaron con el poder, corrió a los campos de batalla para reivindicar con las armas en la mano esos derechos y libertades arrebatados por el abuso.
¡Estaba reservado a la República Argentina el triste espectáculo que esta noche ofrecerá una parte de la juventud, que felizmente es una minoría, renunciando a la libertad política, al ejercicio espontáneo de los derechos del ciudadano, en homenaje a la voluntad del presidente, adhiriéndose sin condiciones!
Lejos de nosotros el condenar la organización política de los conciudadanos, la formación de clubes de jóvenes con fines de política radical o posibilista. Pensamos que todos los argentinos deben organizarse y luchar por el ejercicio de los derechos electorales, suprimidos en el hecho, tal vez por falta de titulares que los reclamen con energía.
La República no gozará probablemente de verdadero bienestar sino cuando se opere la reforma de sus costumbres e instituciones por medio de la instrucción y educación pública, siguiendo un vasto plan pedagógico, como lo ha pronosticado el educacionista doctor Berra; pero en la actualidad no hay más opción para mejorar el país que entre el posibilismo y la explosión, porque los demás caminos legales se encuentra obstruidos por el abuso y el fraude.
Pero posibilismo político no es ni ha sido nunca la maniobra que ejecutan ahora los jóvenes juaristas. No; una cosa sería organizar clubes de jóvenes en la capital y demás ciudades importantes de la República y, después de constituir una potencia, pactar alianza con el poder bajo condiciones que garantizaran reformas y mejoras favorables al país, y otra muy distinta formas un club de jóvenes y ofrecer una adhesión incondicional al jefe del Estado.
Lo primero sería posibilismo político útil y saludable al país, lo último desdorosa abdicación del carácter cívico, tal vez en aras de ambiciones impacientes, que sólo buscan el éxito, sin mirar la higiene del camino que recorren.
¡Y en que momento la juventud ofrece su adhesión incondicional al Presidente! Precisamente cuando en la capital y en muchas provincias se realizan actos de cobardía cívica que nos avergüenzan ante propios y extraños. Todos recordamos la consulta dirigida al Presidente de la República por los miembros de la legislatura de Mendoza, pidiéndole su “plácet” para designar gobernador; ni hemos olvidado que dos provincias argentinas que antes fueron guerreras y libertadoras ( Entre Ríos y Corrientes), borraron la suscripción de un diario cuando supieron que habían caído en desgracia del Presidente, en un mal momento de irritabilidad nerviosa, con el bizantino propósito de halagar la cólera presidencial.
Las finanzas de la nación están entregadas a un ilusionista o culpable que las lleva, fatal y velozmente, por la pendiente del abismo; la moral administrativa de gran número de reparticiones públicas gime bajo el peso abrumador de terribles acusaciones, sin que de arriba se inicie correctivo eficaz y saludable; la vida política del país totalmente suprimida, gozándose hoy mil veces más libertad política y civil en todas las monarquías constitucionales de la vieja Europa que en esta joven República de la América del porvenir; la descentralización administrativa y política casi ha desaparecido, pues ya en el hecho no hay provincias sino intendencias, ni municipalidades elegidas por el pueblo sino comisiones de amigos de los gobernantes llevados para asegurar el abuso y la arbitrariedad. En todas partes malestar, desgobierno y escándalos, que arruinarán al pueblo cuando estalle una crisis inevitable que todos la presienten.
En medio de este general desgobierno, o del imperio de éste régimen funesto, que suprime la vida jurídica de la nación reemplazándola por el abuso y la arbitrariedad, se sienten los primeros trabajos electorales para la futura presidencia, asegurándose que el Presidente actual impondrá al sucesor que se le antoje, pues dispone del oro, de las concesiones y de la fuerza necesaria para enervar los caracteres maleables y sofocar cualquier insurrección.
¡Este es precisamente el momento elegido por un grupo de jóvenes de la capital para renunciar al civismo, adhiriéndose sin condiciones a la voluntad del Presidente, de ese hombre público que se manifiesta débil, impotente e inepto para gobernar con moralidad y justicia al pueblo argentino!
Son tristes y desconsoladores estos movimientos de la juventud , que de ser imitados nos llevarían a una franca y vergonzante dictadura. Movimientos sin ningún ideal noble, generoso y patriótico; sin proseguir ninguna idea o doctrina levantada que signifique un progreso para el pueblo o la reforma de instituciones deficientes; nada, nada; se busca sencillamente la aproximación al mando, la fruición del poder, a costa de la sumisión, en cambio de la servidumbre política.
La designación de jefe único del partido nacional, hecha en la persona del Presidente de la República, que constitucionalmente no puede ser jefe de partido, sino jefe del Poder Ejecutivo, del poder administrador de la nación; la docilidad del Congreso ante las exigencias de ese jefe de partido para sancionar con ligereza inconcebible proyectos de la mayor importancia; el aplauso que se le dirige a todas las provincias cuando se consuma atropellos y la sustitución por el régimen de las designaciones palaciegas; las adhesiones incondicionales como la que se hará esta noche por un grupo de jóvenes argentinos de la decadencia cívica, ¿ no son síntomas que nos demuestran un inmenso retroceso moral del pueblo y una completa perversión de ideas?
Somos enemigos de la injusticia con que se suele juzgar a los gobernantes y a los pueblos, haciendo a los primeros únicos responsables de las victorias o de las catástrofes, del bienestar o del infortunio que aflige o aprovecha a las naciones, las cuales aparecen como entidades pasivas, irresponsables de los fenómenos que las afectan. El presidente actual es hijo de su tiempo y del medio que lo rodea, como Rosas lo fue del suyo; y tal vez la historia Argentina tenga que agradecerle el poco daño que hace en comparación del que podría hacer con aplauso de su partido: la posteridad le estará agradecida de que durante su gobierno se haya divertido mucho y cuidado de su hacienda en vez de pasar a ejercicios más trascendentales.
Aunque apenados por el suceso que nos mueve a escribir este artículo, y después de condenarlo como una lamentable y funesta abdicación cívica, nos complacemos en reconocer buenas intenciones en algunos jóvenes manifestantes, con quienes nos ligan vínculo de cariñosa amistad. Ellos entienden que la adhesión preparada en un lícito posibilismo que les permitirá tomar posiciones para influir de una manera benéfica en el gobierno. Pero ésta es una ilusión que verán luego desvanecerse, por la influencia del medio ambiente dañino que los rodeará.
La supresión de la vida jurídica de un pueblo que garanta a los habitantes la libertad y la justicia, no permite ninguna expansión de aquellas que se imaginan los jóvenes cuando penetran al poder por una puerta falsa. Cuando se les precisa no se escatima las ofertas: diputaciones, ministerios, directorios, etc., pero luego no se cumple lo prometido, o se confiere los empleos en condiciones tan humillantes que es preferible abandonarlos por razones higiénicas.
La juventud juarista está en minoría aquí y en las principales ciudades de la República, y creemos que no se repetirán estas escenas que ofenden la energía tradicional de nuestra raza. Para la mayoría que resiste las tentaciones del poder y vive en modesto retiro, les citaremos unas hermosas palabras del canciller D´Agnesseau, hablando de Demóstenes: “ Censor severo de la conducta de su pueblo, será más popular que los que adulan las tendencias de la muchedumbre; se atreverá a presentar a la vista de ésta la triste imagen de la virtud inflexible y penosa, llegando hasta conseguir que se prefiera lo justo y lo bueno, aunque difícil, y frecuentemente de éxito desfavorable, al atractivo y a las dulzuras de una indigna prosperidad”.
Felizmente el Dr. Nabuco ya se fue de nuestro país, para que no llevara la triste impresión de esta enseñanza de virtud republicana que ofrecen los jóvenes en homenaje al Dr. Juárez, traicionando los bellos ideales de la vida juvenil, cuando se adora la idea o el principio por su bondad intrínseca, sin ningún cálculo ni ambición egoísta prematura.
Ponemos punto final, formulando un voto que desearíamos en el alma que se cumpliera. Que en el momento de los brindis, la altivez nacional indignada, paralice la lengua de esa juventud, volviendo cada uno a su hogar mortificado por el remordimiento de la adhesión cesárea.


Fuente:
http://es.wikisource.org/wiki/Tu_quoque_juventud_-_Francisco_Barroetave%C3%B1a

Origen de la Unión Cívica de la Juventud
por el Dr. Francisco A. Barroetaveña (1890)
Las instituciones libres de la Nación fueron cínicamente conculcadas por el gobierno dictatorial del general Julio A. Roca, para entronizar en el mando a su concuñado Dr. Miguel Juárez Celman, que, aparte de su notoria insignificancia como hombre de Estado, había ya revelado en el gobierno de Córdoba todos los instintos perversos que desarrolló en grande escala más tarde desde el sillón de Rivadavia.
El pueblo de la República tuvo el presentimiento de los males que iban a desencadenarse sobre el organismo nacional a causa de esta bochornosa imposición de un candidato inepto, mal inclinado e ignorante, y de un extremo a otro del territorio, los hombres libres se pusieron de pie para resistir tamaña vergüenza. Frente al candidato impuesto por el general Roca, se levantaron las candidaturas de los doctores Irigoyen, Gorostiaga, y Rocha, que llegaron a formar tres agrupaciones imponentes; el doctor Irigoyen contaba con numerosos elementos en la República; la candidatura del doctor Gorostiaga era sostenida por los amigos políticos del general Mitre y por el elemento católico; el doctor Rocha disponía del gobierno de la provincia de Buenos Aires y sus grandes recursos, y también de partidarios numerosos que, bajo su dirección resistían en las provincias la candidatura de Juárez. Si estas fracciones se hubieran unido oportunamente, habrían salvado al país de los estragos del fin del gobierno de Roca y del vandalismo del unicato, pero combatieron separados la imposición, uniéronse para no hacer nada cuando era ya tarde, y así el presidente Roca pudo consumar impunemente el atentado liberticida, sin más represión que una herida leve en la frente, producida por la mano vengadora de un epiléptico, hijo de una provincia oprimida con todo ensañamiento.
¿Porqué el general Roca impuso la candidatura de su pariente adornado de cualidades negativas y de inclinación malvadas?. Nadie niega al ex presidente Roca inteligencia suspicaz, y el conocimiento de los hombres, especialmente de sus malas pasiones, de sus ambiciones, del lado débil por el cual pueda catequizarlos. Todos conocen al imitador y admirador de Augusto, al discípulo de Maquiavelo, como un político astuto, sin escrúpulos, inclinado a los malos procedimientos gubernativos, en vez de la honestidad del mando; que tiene de los hombres la idea pesimista de que son moralmente corrompidos, y del hombre de estado el concepto de que es grande el que oprime y explota los pueblos con mayor suma de habilidad, cinismo y provecho, que habla mucho de patriotismo, de libertad y de moral, con la convicción de que esas piedras angulares de las sociedades civilizadas son instrumentos admirables para engañar a los cándidos, encadenar a los pueblos y explotarlos a mansalva; que los patricios ilustres y las cabezas dirigentes de las muchedumbres, son ambiciosos infatuados, cubiertos con la careta de a hipocresía, aptos para servir y secundar los planes tenebrosos de un hábil político, con sólo atraerlos por el lado de la ambición, mostrándoles un éxito deslumbrante. Todos conocen estos perfiles salientes del político taciturno, pero pocos se dan cuenta de por qué impuso la candidatura de Juárez. Poco trabajo debiera costar la solución de este problema, sin embargo, con sólo examinar las cualidades descollantes del general Roca, y con un breve examen del fin de su período gubernativo. Convenía al ex presidente Roca encubrir los atentados de su administración y asegurarse la reelección gubernativa. Para esto buscó a Juárez e impuso su candidatura.
Contemplemos los estragos del azote que impuso a la República el general Roca. Durante los cuatro años que gobernó Juárez, todos aquellos vicios del gobierno nacional anterior fueron multiplicados y extendidos de una manera pasmosa y brutal a toda la Nación, cada provincia fue una factoría, y cada oficina pública un puesto de mercado; desaparecieron las leyes que habían salvado del gobierno de Roca; se suprimió radicalmente el sufragio libre en todo el país, el régimen municipal, las autonomías provinciales; se fomentó la desatinada especulación; con las explotaciones bancarias y las emisiones clandestinas, se precipitó la ruina económica del país; se confundió el tesoro público con el patrimonio de los administradores, en fin, la República fue aterrorizada por las escenas de sangre de Tucumán, mareada con un falso engrandecimiento material, oprimida y esquilmada con los mil atentados del gobierno más corrompido y corruptor que haya tenido la nación Argentina. Al terminar esta época sombría, cuando la corte fenicia que gobernaba la conducta del presidente creyó oportuno dar apariencias de popularidad a una candidatura vergonzante, se tuvo la osadía de regimentar la juventud bajo la jefatura incondicional y desdorosa del Dr. Juárez Celman. Todos recordarán la forma práctica que se dio a esta fiesta bizantina. Fue un banquete, donde se abdicó el civismo en manos de un hombre celebrado bajo los auspicios del retrato del Presidente, recibiendo éste, al fin, de cuerpo presente, la adhesión incondicional a su política depravada y a su administración corrompida, de todos aquellos jóvenes, hijos de la patria de Rivadavia y San Martín.
El cuadro desolante que presentaba nuestro país, el vivo deseo de provocar una reacción cívica saludable, la justa indignación de ver que se pretendía complicar a la juventud con el sensualismo del gobierno de Juárez, y el propósito de impedir que la nueva generación se contaminara con tanto oprobio, fueron las causas que me movieron a publicar en La Nación, el mismo día que se celebraba el banquete llamada incondicional, y bajo mi firma, un artículo enérgico, pero justiciero, con el título “¡Tu quoque juventud!” en el cual fustigaba severamente la conducta política de los jóvenes juaristas.
La prensa oficial desató contra mí su vocabulario de inepcias y groserías de costumbre, sin obtener más réplica que mi silencio y menosprecio. Los jóvenes del festín se sintieron heridos en carne viva, pero como eran tan levantados y justicieros los ataques de mi artículo, tragaron sus cóleras sin lamentables extravíos respecto del autor. Entonces observé que si la verdad dicha en forma culta es lo que más ofende a la generalidad de los hombres que obran mal, también es lo que impone más respeto a la susceptibilidad herida.
El artículo recibió la mejor acogida del público y de los hombres de espíritu elevado, recibiendo su autor felicitaciones de numerosas partes. Al día siguiente de su aparición, el 21 de agosto, hallándome en mi estudio con el poeta Joaquín Castellanos que había ido a darme un abrazo por el artículo, llegaron los jóvenes Modesto Sánchez Viamonte, Carlos Zuberbülher y Carlos F. Videla, con el propósito de felicitarme por la energía con que había combatido la adhesión incondicional de los jóvenes juaristas, y también a comunicarme que ellos y muchos amigos de la Bolsa querían darme un banquete por mi actitud política. Yo agradecí con delicadeza a estos amigos el ofrecimiento que me hicieron, declinando su honor, y les pedí que en vez de un banquete por mi actitud, hiciéramos una fiesta de protesta contra el incondicionalismo, y para provocar la reacción cívica del país. Ellos aceptaron mi excusación y adhirieron con entusiasmo al plan propuesto, cambiando luego ideas los cinco amigos nombrados y el doctor Emilio Gouchón,, sobre la forma y oportunidad de hacer un “meeting” o banquete de protesta y de civismo, o solamente una festividad para condensar los elementos independientes y combatir al gobierno bochornoso de Juárez.
De acuerdo sobre el alcance de la fiesta cívica que nos proponíamos realizar, resolvimos entonces invitar cada uno a los amigos influyentes que tuviésemos en las Facultades de la Universidad, Colegio Nacional y la Bolsa, para una reunión en mi estudio al día siguiente, a la cual se sometería el plan y la fórmula de invitación pública. Castellanos quedó retirado ostensiblemente de este movimiento inicial, aún cuando lo aplaudía, por sus vinculaciones con la situación provincial de Buenos Aires, que esperábamos no fuera hostil al movimiento regenerador, y también porque no tenía mucha fe en la trascendencia de la agitación juvenil. El poeta quería empezar por donde terminó en julio la Unión Cívica, produciendo algo más intenso, aunque de menor extensión. Pero nos veíamos frecuentemente, siempre me estimulaba, y fue de los primero concurrentes al “meeting” del 1º de setiembre. Días antes del 13 de abril, abrazó con entusiasmos la causa de la Unión Cívica, poniendo al servicio de la campaña reaccionaria, toda su actividad y su talento.
El día 22 de agosto concurrieron a la reunión como treinta jóvenes estudiantes de medicina, de derecho, de ingeniería, del Colegio Nacional, corredores de Bolsa y algunos abogados y médicos. No sé si me es infiel la memoria, pero recuerdo a Sánchez Viamonte, Videla, Zuberbülher, Gouchón, Marcelo Alvear, Montes de Oca (Manuel Augusto), los Torino (Damián y Martín), Haynard, Gache, Mujica,Gallardo, Le Bretón, Elizalde, Gorostiaga, Lupo, Escobar, Eguzquiza, Sagastume, De la Serna, Frías, Senillosa, Ibarguren, Arévalo, Rodolfo Solveyra, Alberto López. En esta reunión, más que aprobada sin discusión, fue aclamada la idea de protestar contra el incondicionalismo y de provocar el despertamiento de la vida cívica. En la misma o en la siguiente, se resolvió que en vez de banquete se celebrar un “meeting” de la juventud independiente, “para proclamar con firmeza la resolución de los jóvenes de ejercitar los derechos políticos del ciudadano, animados de grandes ideales, con entera independencia de las autoridades constituidas, y para provocar el despertamiento de la vida cívica nacional”, según los términos breves y expresivos de la invitación.
Primero invitamos a los jóvenes independientes a que se adhirieran a la idea de celebrar un “meeting” con el propósito indicado, y luego, cuando contamos con cuatrocientas o quinientas adhesiones, invitamos al “meeting” que debía celebrarse el 1º de setiembre de 1.889.
Desde entonces las reuniones fueron diarias hasta la víspera del “meeting” concurriendo cada día nuevos jóvenes, como el Dr. Enrique S. Pérez, Dr. Juan B. Justo, Dr. Davison, Dr. Enrique Figueroa, Ismael Piñero, Dr. Daniel S. Tedin, Ingeniero Candioti, Dr. Molina, Estrada (J.M.), Beccar Varela, Julio Moreno y otros más cuyos nombres no recuerdo. Las listas de adhesiones aumentaba cada día, apareciendo la invitación al “meeting” en los dos últimos días con más de mil firmas de jóvenes, estudiantes, del comercio, abogados, médicos, ingenieros, etc. de las principales familias de Buenos Aires y de las provincias. Con cinco días de anticipación al “meeting” fueron designados A.A. Montes de Oca, Damián Torino y el que escribe para que hablaran en la reunión pública. Varangot también fue designado orador, pero no puedo preparar su discurso por causas ajenas a su voluntad.
Nos fue difícil encontrar local para celebrar el “meeting”, pues los gubernistas amenazaban a los empresarios de teatros con multas, serios perjuicios y todo género de persecuciones, si alquilaban local para el fin indicado. Sucedió dos veces que contratamos un teatro y al día siguiente el empresario declaraba que rescindía el convenio, y que por ningún dinero lo alquilaría. Cito este detalle para que se vea hasta que extremo faltaban las garantías en el país bajo el gobierno de Juárez: los administradores de sitios públicos temían algún atropello, o las persecuciones fiscales, si llegaban a permitir una reunión pública contraria al orden imperante.
La noche antes del “meeting” nos ocupamos de organizar el Comité Directivo que sería sometido a la aclamación de la asamblea al día siguiente, de aprobar las bases del nuevo club político, y de darle un nombre apropiado. Se nombró una comisión compuesta de Marcelo T. De Alvear, Alberto V. López, Emilio Gouchón, M.A. Montes de Oca y el que escribe, para que expidiera sobre estos puntos en cuarto intermedio. Gouchón había proyectado ya las bases, que fueron aceptadas con algunas enmiendas, después de un breve cambio de ideas, quedando así redactado el decálogo político de la asociación juvenil, que condensaba las aspiraciones nacionales de todos los pueblos de la República. Proyectamos un comité de treinta miembros, que fue aumentando a cincuenta y tantos en la comisión directiva provisoria. Después de proponer muchos nombres para el club, como Liga Patriótica, Asociación Cívica, Liga Nacional, Asociación Patriótica, Unión Nacional, etc. nos pusimos de acuerdo en que se llamara “Unión Cívica de la Juventud”, comprendiendo que era largo, pero como creíamos que el movimiento político se extendía a toda la República, calculando que más tarde se llamara Unión Cívica, como en efecto sucedió. A este nombre lo encontramos eufónico y expresivo de las tendencias de la coalición política que fundábamos. Nos expedimos en poco más de media hora, siendo aprobado enseguida nuestro dictamen por la comisión provisoria que organizaba el “meeting”.
Nadie faltaba a las reuniones; todos trabajamos con entusiasmo y actividad, creyendo que aquel movimiento juvenil generaría algo grande para la patria. Discutimos si la reunión se celebraría en recinto cerrado o en una plaza pública; si los concurrentes irían con tarjeta o si debía invitarse a la juventud en general, si se disolvería la reunión en el sitio del “meeting”, o si convenía pasear la procesión cívica por las calles; que medidas de defensa tomaríamos para rechazar cualquier ataque que nos llevaran los incondicionales, según nos lo hacían presumir diversos rumores. Todas estas cuestiones fueron resueltas bajo la base de ejercitar ampliamente los derechos que nos acordaba la Constitución, sin cuidarnos de las amenazas que nos llegaban, ni de lo que pudiera venir. Fue palabra de orden, que cada uno llevara revólver o bastón, para cualquier evento. Se nombró una comisión compuesta de Arévalo, Gouchón, Antonio Ibarguren y Ángel Gallardo, para que invitara especialmente a presenciar el meeting a todos los hombres expectables de la oposición, asistiendo casi todos ellos complacidos y entusiasmados también. Desde un principio veíamos que la Unión Cívica de la Juventud estaba llamada a crear algo nuevo en nuestra política; que debía buscar el apoyo de todos los hombres expectables e influyentes, pero independizándose del pasado, de los viejos partidos, de sus odios, rencores y ambiciones, en una palabra, creíamos que había llegado la hora de proclamar un nuevo credo político de principios, que uniera a todos los hombres que no se habían contaminado con la corrupción de la época y desplegar una nueva bandera, que simbolizara unión, patriotismo, moral y libertad. Así, la Unión Cívica de la Juventud, en medio de los escándalos bizantinos de la época de Juárez, trazó con decisión una línea meridiana que separaba radicalmente nuestro pasado político, de la nueva vida nacional. Detrás quedaban los partidos tradicionales, casi disueltos y sin bandera, con los servicios prestado al país, con sus enconos y con las ambiciones personales de sus miembros influyentes; quedaba el personalismo roqui-juarista, que con los desbordes del “imperium y del unicato”, había conducido al país a la ruina política, social y económica. Frente a este pasado, se levantaba una nueva agrupación, con amplísimo programa de principios salvadores, agitando sobre todas las cabezas la hermosa bandera de regeneración moral y política de la República, proclamando con voz tonante la imperiosa necesidad de restablecer las instituciones libres, y de condenar y perseguir con viril energía los vergonzosos escándalos de la época.
Conviene recordar la entusiasta acogida que recibió de la prensa independiente el movimiento de la juventud, desde sus primeros pasos. La Nación, El Diario, La Unión, El Nacional, y hasta La Prensa, saludaron con palabras de estímulo la campaña juvenil, poniendo sus columnas al servicio de la nueva causa. Recuerdo que el doctor don Pedro Goyena fue una tarde a mi estudio a informarse del plan político que nos proponíamos desarrollar, concluyendo por ofrecer toda su ayuda para llevar adelante programa tan simpático. En la Unión del 1º de setiembre de 1889, hay una notable editorial sobre la iniciativa de la juventud, escrito por el doctor Goyena, cuyo artículo está compilado en este libro. Pocas veces la prensa ha reflejado en sus columnas las aspiraciones nacionales y la opinión pública con más clarividencia del futuro que cuando ayudó eficazmente a la organización de la Unión Cívica de la Juventud. Los diarios independientes de la Capital, pueden vanagloriarse de esta campaña memorable, en la cual se condensaron las fuerzas populares que antes de un año dieron por tierra con el gobierno ignominioso del doctor Juárez Celman. La prensa independiente ha tenido el alto honor de contribuir a la organización cívica del país, y de fustigar con valentía durante los últimos diez años, con frecuencia sola, todos los abusos y atropellos que se cometía en cualquier parte. Cuando los partidos, formados con propósitos electorales, se desbandaban después de una derrota, dejando libre campo al vencedor, la prensa independiente era el único órgano de la opinión pública legítimo y poderoso que controlaba las funciones gubernativas, condenando los excesos, y muchas veces, conjurando males de trascendencia. Esta prensa era el centinela avanzado de los derechos populares, y con frecuencia su augusto veto contuvo los desmanes administrativos.
Sabido es que los movimientos políticos, la organización de los partidos y las revoluciones de los pueblos, no son hijos del azar, ni creaciones arbitrarias de la voluntad de un hombre, por más genio que tenga, esos movimientos colectivos son producidos por múltiples causas que vienen preparando el espíritu público desde años antes que los acontecimientos asuman formas definidas y tangibles, sin que los hombres que los dirigen se aperciban de aquellos orígenes mediatos, aún cuando muchas veces los conductores de hombres sean instrumentos de fuerzas ignoradas. Pero si siempre hay en las agitaciones populares causas lejanas, que las preparan lentamente, por leyes sociológicas, también se observa causas inmediatas, que precipitan los sucesos históricos; causas ocasionales que los originan y les dan formas concretas, contornos reales, es decir, causas generadoras del hecho político y social que se desarrolla en el pueblo.
Aplicando este criterio histórico al origen de la Unión Cívica, diremos que múltiples causas mediatas prepararon el espíritu público para la formación de la liga patriótica que puso fin a un gobierno calamitoso. La supresión del sufragio libre en todo el país; la corrupción administrativa entronizada, el autoritarismo del gobierno de roca; la desaparición del gobierno municipal libre y autonómico; el vejamen que sufrían las provincias; la violación de las garantías constitucionales protectoras de la libertad civil, un exceso de poder concentrado en las manos del Presidente de la República; el sensualismo erigido en sistema administrativo; la crisis económica que empezaba a perturbar los negocios; la dilapidación de la renta pública y el derroche de los dineros bancarios; el régimen de favoritos avaros, que rodeaban al Presidente, explotando cínicamente el país, la absoluta ausencia de frenos eficaces que retuvieran en la órbita de la legalidad a los funcionarios públicos; el grosero cinismo con que se consumaba los atentados más inauditos contra la moral y las leyes sin que sus autores recibieran escarmiento. Todas estas causas de malestar venían preparando desde varios años la opinión pública adversa al gobierno nacional, y cuando un inspirado tuvo la audacia de lanzar el grito de guerra contra las ignominias que nos envilecían, provocando la organización de la resistencia política, esta palabra vibrante, impregnada de justa indignación, fue la causa inmediata que originó la Unión Cívica de la Juventud.
También concurrieron a fortificar el movimiento juvenil, las reuniones políticas de los prohombres de la oposición en casa del doctor Del Valle, y la fiesta patriótica que en honor del general Frías celebró el club de Gimnasia y Esgrima. Pero conviene fijar con exactitud la influencia que tuvieron ellas en la organización de la liga patriótica de los jóvenes independientes.
En las reuniones del doctor Del Valle, donde yo asistía con asiduidad, se hablaba de política; de los acontecimientos ocurridos en la semana, del estado general del país, de los abusos gubernativos y de los destinos de la República, bajo un gobierno tan opresor como sensual. Se ilustraba muchos otros temas de historia, literatura, bellas artes, etcétera, pasándose las horas insensiblemente, sin abordar ningún proyecto de organización política práctica de las fuerzas opositoras, aunque agrandados los circunstantes por aquellas tertulias de hombres cultísimos. A pesar de esto, las reuniones en casa del Dr. Del Valle tuvieron la gran importancia de aproximar a todos los hombres expectables de la oposición, uniéndolos, aunque más no fuera por el vínculo de la crítica acerba al régimen imperante , que todos la formulaban sin ambages, casi con indignación despreciativa de los mercaderes entronizados. Estos prohombres influyentes de la oposición, salvando las distancias que los dividieran, llegaron a comprender que podrían y debían olvidar todos sus antagonismos tradicionales, para combatir los excesos de un gobierno tiránico y corruptor, que había hecho tabla rasa de nuestras leyes y de la moralidad administrativa; pero no acertaban con la fórmula práctica de coalición, ni mucho menos con la organización de los elementos populares adversos al gobierno que se combatía. Supongo que estas dificultades eran las que obstaculizaban la formación de un comité, y hasta el hablarse de política práctica que los condujera a una fusión tan esperada por el pueblo como reclamada imperiosamente por la opinión nacional. El resultado es que la aproximación de estos hombres en las reuniones del doctor Del Valle facilitó el movimiento de la juventud independiente, prestigiándolo todos ellos con entusiasmo y decisión, dándole resonancia nacional y ofreciendo su valioso concurso para la lucha sin tregua que iniciábamos contra el gobierno del doctor Juárez Celman. Pero la Unión Cívica de la Juventud no fue su obra; ni siquiera tomamos su consejo para proceder; los invitamos para que presenciaran un movimiento político decretado por la juventud, con un programa hecho por ella, para organizar el país con arreglo a esas bases nuevas. Si insisto en esto, no es por vanagloria, sino para sentar claramente que la unión de los jóvenes independientes no fue hecha por los prohombres expectables de la oposición. Era algo nuevo, creado por la juventud.
La fiesta patriótica organizada por el Club de Gimnasia y Esgrima en honor del general Frías el 9 de julio de 1889, levantó el espíritu del mercantilismo político en que vivíamos, recordando que sobre las miserias de la época y de los gobernantes endiosados por la adulación, debíamos reverenciar a los próceres de la independencia, modelos de virtud, abnegación y desinterés. La procesión por las calles en homenaje al general Frías, fue una protesta indirecta contra el bizantinismo reinante, acentuada a su término cuanto se transformó en una manifestación al general Mitre, que se había convertido en la “bete noire” del juarismo. Pero con todo esto, la fiesta en honor del general Frías fue una fiesta popular, sin distinción de colores políticos, concurriendo muchos juaristas, y en la cual hizo acto de presencia el mismo Juárez, invitado especialmente al acto. No se tuvo el propósito directo de hacer una procesión cívica contra los abusos de la época, ni contra los gobernantes corrompidos, ni mucho menos se pensó en organizar un club político para combatir el gobierno de Juárez. Pero, repito, indirectamente, contribuyó a preparar el espíritu público para la gran campaña regeneradora que pronto debía iniciarse.
Historiados a grandes rasgos los antecedentes que prepararon el espíritu público y la causa original de la Unión Cívica de la Juventud, veamos cuáles fueron sus primeras jornadas, sus triunfos y su poder actual, transformada en Unión Cívica Nacional, para inducir sus futuros destinos.
Obtenido de
http://es.wikisource.org/wiki/Origen_de_la_Uni%C3%B3n_C%C3%ADvica_de_la_Juventud_-_Francisco_Barroetave%C3%B1a"

No hay comentarios:

gRAcias por su visita

REZO LAICO DE ALFONSÍN

REZO LAICO DE ALFONSÍN
PREAMBULO CONSTITUCIONAL

META Y MÉTODO

META Y MÉTODO
FIRMA: RAUL ALFONSIN

Hemos perdido un LEON

Hemos perdido un LEON
En la madrugada del día de la fecha 8 de Enero de 2009 falleció nuestro querido Luís "Bicho" León. Sus restos serán velados en el Congreso de la Nación a partir de las 15 hs. Recomiendo leer Semblanza de Luis Leon por Ing. Mario Jaraz

IRROMPIBLES EN CUBA

IRROMPIBLES EN CUBA
VISITA CONMEMORATIVA Y SOLIDARIA

25 años y para siempre!

25 años y para siempre!
Lo que entre todos conseguimos y lo que aspiramos a conseguir

LEOPOLDO tiene WEBos!!

LEOPOLDO tiene WEBos!!
" En esta pagina voy a tratar de reflejar mas de cuarenta años de militancia política al servicio de los intereses nacionales, de la sociedad, de quienes me votaron en mis sucesivos mandatos legislativos y partidarios y de la Unión Cívica Radical. Son décadas donde puse junto a muchos otros de mi generación, esfuerzo, lucha, trabajo, estudio y la pasión de un compromiso ideológico que aquí volcare en reflexiones, documentos, proyectos parlamentarios, acciones, comunicados de prensa y toda otra forma de expresar lo que ha sido el intento de mantener coherencia, un valor hoy descuidado por la política, en la defensa y promoción de principios nacionales, democráticos, progresistas, propios de la raíz filosófica del radicalismo y de su dilatada presencia histórica".LEOPOLDO MOREAU.

Irrompibles

NUEVOS DERECHOS HUMANOS

NUEVOS DERECHOS HUMANOS
Presidente Honorario: Ernesto Sábato /Presidente:Hipólito Solari Yrigoyen

Banderas Rojiblancas

Banderas Rojiblancas
en mi corazón!

AMIGOS CUBANOS

CUBA CUBA CUBA

CUBA CUBA CUBA
EL PUEBLO TE SALUDA

FLORentina DE RADICAL!

FLORentina DE RADICAL!
DECALOGO DE LA MUJER POLITICA (hacé click en la foto y entrá al blog de DAMAS AL FRENTE) LA FUNDACION KONEX, PREMIA A MARIA FLORENTINA GOMEZ MIRANDA El próximo lunes 10 de noviembre, a las 19 horas, la Fundación Konex realizará la ceremonia de entrega de los "Premios Konex". La misma se llevará a cabo en el Salón de Actos de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos AiresDurante dicha ceremonia se les otorgará la "Mención Especial Konex Mercosur" a la Dra. María Florentina Gómez Miranda y Estela de Carlotto..

IUSY

IUSY
Juventudes Socialistas

FUNDACION SERGIO KARAKACHOFF

FUNDACION SERGIO KARAKACHOFF
PARA ESTUDIO DE TEMAS NACIONALES (FUTENA)

DALE VENÍ.

DALE VENÍ.
ES MOMENTO DE PARTICIPAR

Unos Capos del Reggae

Unos Capos del Reggae
CHALA RASTA

Un Click Recomendable

La Militancia trabajando por un...

Volanteada Irrompible

PAPELON LEGISLATIVO

PAPELON LEGISLATIVO
ESTO ES PRO?

ABUELAS DE PLAZA DE MAYO.

ABUELAS DE PLAZA DE MAYO.
AUN BUSCAN A SUS NIETOS. Si naciste entre 1975 y 1980 y tenés duda sobre tu identidad acercate a Abuelas

PREMIO NOBEL DE LA PAZ

PREMIO NOBEL DE LA PAZ
CREA UN FORO DE PENSAMIENTO

MADRES DE LA PLAZA

MADRES DE LA PLAZA
EL PUEBLO LAS ABRAZA! Linea Fundadora.

MARCHA POR REDISTRIBUCION

MARCHA POR REDISTRIBUCION
DE LA RIQUEZA

CELS-Centro de Estudios

CELS-Centro de Estudios
Legales y Sociales.-Denuncia:Liberan a más de una decena de acusados por crímenes de lesa humanidad